Hacia un índice genocida de los distintos Imperios del Mundo

Resumen: Este trabajo tiene por objeto emplear la Minería de Datos y el uso de datos bibliográficos, para determinar empiricamente la intencionalidad de los distintos paises y dirigentes en el empleo de la violencia con propósitos expansionistas. Así, empleando resultados de distintas categorías científicas como la arqueología, bibliografía histórica y documentación se jerarquizarán, por orden de crueldad, los distintos procesos expansivos dados en Nuestra Edad (1450-presente). Se expondrán los ejemplos más importantes y se determinará cómo algunas naciones han tenido una intencionalidad directa en el exterminio de poblaciones locales, como por ejemplo el denunciable caso anglosajón en América, Asia y Oceanía; o el caso de la intolerancia exhibida por varios pueblos del norte de Europa. Para la clasificación de los actos bélico-expansivos y el de las naciones en función de su violencia se han introducido unos nuevos factores matemáticos que dan cuenta de la implicación de las naciones en distintos aspectos de su expansión. Estos factores tienen en cuenta el número y el porcentaje de población asesinada, y la intensidad de la acción, en base a su duración temporal. Estos resultados apoyan la clasificación de la acción Imperial de los distintos pueblos dada por el Materialismo filosófico de Bueno. También se proponen unos factores que tengan en cuenta aspectos como el grado de literalicidad o cultura en los distintos procesos, para dar cuenta del grado de cinismo, hipocresía, o amoralidad de cada uno de ellos. Como conclusión se plantean algunas hipótesis para explicar la gran crueldad demostrada (prisa y falta de empatía) por los mundos anglogermánico en contraposición de otros pueblos.

Palabras clave: Genocidio, minería de datos, imperialismo, exterminio, crímenes contra la humanidad.

1. INTRODUCCIÓN

1.1. Definición actual de genocidio

El encuentro entre distintos pueblos ha dado lugares a multitud de causísticas diversas que van desde la colaboración total entre ellos hasta la voluntad por parte de unos u otros de sobreimponerse mediante la fuerza a los otros. En esta última situación, además, han existido distintos grados de actuación que suelen tratar de clasificarse, difícilmente, mediante el n.º de víctimas totales, mediante el porcentaje de población diezmada. Sin embargo estos criterios de por sí, aislados, muchas veces no son suficientes para realizar una comparativa adecuada entre sucesos, como se verá a continuación. La palabra “genocidio” fue acuñada tras la segunda guerra mundial por el jurista ruso-polaco Raphael Lemkin [1] con el objeto de calificar la intencionalidad alemana de exterminar de forma sistemática a personas por pertenencia a un credo, nacionalidad o etnias concretas. [2]

Así, la Convención para la Prevención y la Sanción de Delito de Genocidio adoptada por la Asamblea General de los Derechos Humanos de las Naciones Unidas el 9 de diciembre de 1948 declara en su artículo II que [3]:

Artículo II

En la presente Convención, se entiende por genocidio cualquiera de los actos mencionados a continuación, perpretados con la intención de destruir, total o parcialmente, a un grupo nacional, étnico, racial o religioso, como tal:

a) Matanza de miembros del grupo;

b) Lesión grave a la integridad física o mental de los miembros del grupo;

c) Sometimiento intencional del grupo a condiciones de existencia que hayan de acarrear su destrucción física, total o parcial;

d) Medidas destinadas a impedir los nacimientos en el seno del grupo;

e) Traslado por fuerza de niños del grupo a otro grupo.

Sin embargo este artículo es ambiguo ya que no permite extraer ningún grado en el acometimiento de distintos genocidios. Indica en la introducción que la intención de “destrucción, total o parcial” de un grupo es motivo para denominar a la acción de “genocidio”. Como es obvio la introducción del adjetivo “parcial” es motivo de subjetivismo ya que tanto parcial es asesinar a un 90% de una población como asesinar al 0,1%. Así pues, con el objeto de evitar subjetividades la definición de genocidio está siempre en constante re-definición y matización por parte de juristas.[4] Este trabajo tiene por objeto el definir varios parámetros objetivos que ayuden en la interpretación objetiva de una acción bélica-expansiva y permitan el no caer en la diatriba “genocidio Vs. No genocidio” sino que de cuenta de una magnitud de la acción y que permita comparar la intencionalidad genocida de unas frente a otras.

1.2. Geopolítica mediante la manipulación de la Historia de la Hispanidad

Desde hace varios siglos España ha venido siendo cuestionada como entidad política debido a un revisionismo anómalente descontextualizado de su Historia. Como ha descrito el filósofo español Pedro Insua esta acción contra España toma como punto de partida paradigmático la fecha 1492, donde el “fecho del impero” (según denominación de Alfonso X el Sabio) se materializa desbordando las fronteras internas. [5] Esta fenomenología que, ha venido siendo un arma de actuación sobre las conciencias foráneas pero también internas a nuestras sociedades, ha cristalizado en el concepto de ‘Leyenda Negra’ (LN). La LN tiene por objeto ocultar los hechos benévolos de la Historia española mientras que resalta, e incluso se inventa, los aspectos negativos de la misma. De esta manera se busca (a) evitar alianzas entre nuestros pueblos, como por ejemplo a través del concepto de Iberofonía,[6],[7] y de éstos con los que nos convengan para nuestra eutaxia y desarrollo; y (b) tratar de archivar en la Historia nuestro ánimo de transcendencia basado en nuestra moralidad común. Si bien es cierto que la propaganda “Imperiófoba” no es única hacia España,[8] la anomalia del caso español es precisamente la intensidad que la LN tiene sobre acción política actual en comparativa con la de otros paises. Sobre el origen de esta ‘anomalía’ cabrían varias hipótesis:

(1) Que efectivamente España hubiera tenido una historia negra y sus acciones debieran ser recordadas por los siglos de los siglos y evitar así una nueva acción política de impacto global de ella y/o sus comunidades.

(2) Que los datos respecto a las acciones expansivas de otros pueblos no fueran bien conocidas, en comparativa a la de las acciones españolas, y que por ello los aspectos derivados de ellas se omitieran.

(3) Que aún conociendo datos historiográficos respecto a las acciones de otras naciones o procesos expansivos únicamente se viera, ‘curiosamente’, conveniente hablar, escribir y denunciar las acciones derivadas de la expansión hispana por el orbe.

Esta contribución tiene así la intención de dilucidar cual de las hipótesis anteriores primaría a la hora de determinar el origen de la presente ‘anomalía’ historiográfica española que, constantemente nos vemos obligados a revisar y usar como arma arrojadiza, no contra otros, sino contra nosotros o entre nuestros pueblos hermanos del orbe. Para ello se pretenderá hacer un uso materialista de los datos de los que dispone la bibliografía universal. Este ejercicio, que no puede más que apoyarse en base a una comparativa de datos, tratará de construir un modelo semi-empírico que permita cuantificar el grado o magnitud de la violencia de un acto expansivo, de manera similar a que existen modelos para cuantificar terremotos mediante distintas escalas como la Richter o analizar y comparar la dureza de distintos materiales como mediante la escala de Mohs.

Así, la metodología consistirá en aplicar la misma metodología a diversas causísticas históricas para poder comparar así las acciones perpetradas sobre el ser humano. Así pués ser mantendrá al margen aspectos sociológicos como puedan ser la ética, el contexto o la moralidad bajo los que se justificaron las acciones. Es más, a partir de los datos y análisis a partir de ellos realizados, se pretenderán identificar aspectos morales de las acciones en cuestión (y no al revés) puesto que es difícil de pensar en otra forma más material de dilucidar la moralidad de un proceso si no es a partir del trato que éste proporciona a las gentes sobre las que se dá. Así, aquí se definen dos parámetros, el parámetro asesino (muertos/tiempo) y el parámetro de exterminio (muertos/población total) como variables con las que determinar un Indice genocida, IG, que permita escalar los distintos procesos expansivos en función de su intencionalidad genocida. Además de para casos expansivos-militares, esta metodología que define este indice (IG) ha sido utilizada para comparar casos de esclavitud o intolerancia religiosa en Europa y EE.UU.

Dada la mala práxis historiográfica que los rivales geopolíticos de España han venido extendiendo sobre su Historia, aplicando criterios morales (o moralizantes) actuales sobre hechos que sucedieron cuando los valores eran otros, se pretende además el tratar de estandarizar esta diatriba mediante la introducción de ciertos factores que tengan en cuenta aspectos de la literalicidad de las sociedades, la introducción de Leyes integradoras de la humanidad, como las Leyes de Indias (1521), La declaración de los derechos del Hombre (1789) o la declaración de los derechos humanos (1945), entre otros. Así, la introducción de estos factores tiene por objeto escalar todos los procesos a una escala dada por la propagación de estos valores a lo largo de la linea temporal.

2. METODOLOGÍA

2.1. Definición de parámetro asesino, parámetro de exterminio e Indice genocida.

– Parámetro asesino (Pa). Teniendo en cuenta el decrecimiento de la población respecto a la población inicial, No y el número de muertos (No-Np,final) en un lapso determinado de tiempo, Δt, se puede definir un parámetro asesino, Pa, como:

(1)

o pudiéndose resumir como Pa = muertos/tiempo.

Así, la ecuación (1) tiene en cuenta el número de muertos en un determinado lapso de tiempo

(tomado en este trabajo como 1 año). Este parámetro manifestaría el impacto sobre seres aislados.

– Parámetro de exterminio (P e ). Se define, asi mismo, un parámetro que tenga en cuanta el

porcentaje o fracción de muertos de una determinada población mediante un parámetro de

exterminio, P e :

(2)

o

La ec. 2, tiene en cuenta el diezmo de la población en función de la población inicial, No. De esta manera si Pe ~ 0, el proceso tiende a ser poco cruel ya que No~ Np,final; y si Pe ~ 1, tiende a ser muy cruel ya que Np,final << No. Este parámetro manifiesta un impacto sobre cierta comunidad.

– Índice genocida (IG), Un índice genocida deberia considerar dos factores: 1) El número total de muertos en un proceso determinado, manifestado sobre individuos aislados; y 2) el porcentaje que ese valor significa sobre una población determinada. Esto es, no es lo mismo asesinar a 100 miembros de una tribu de 100 (exterminio total) que a 100 o 200 miembros de una tribu de 1000. El índice genocida así definido depende, por tanto del número de muertes causadas y de la proporción de éstas respecto a la población total.

Así, tal y como se han definido previamente el parámetro asesino, Pa, y el parámetro de exterminio, Pe, el índice genocida, IG, vendría a ser proporcional a ambos:

(3)

La ecuación (3) podría reescribirse en función de la definición de los parámetros Pa y Pe de la siguiente manera:

(4)

Como se deriva de la ecuación 4, ésta y la ecuación (3) tienen unidades de personas/año, si se tiene en cuenta el año como unidad de tiempo. De hecho, teniendo en cuenta la definición de Pe, la ecuación (4) puede ser reescrita como:

(5)

– Magnitud genocida ( MG). Para poder comparar distintos genocidios, o acciones bélicas, con muy distinto grado de IG, podría definirse una magnitud genocida, MG como el logaritmo de IG. Según las propiedades de los logarítmos tendríamos así que:

(6)

o

(7)

Debido a que por su definición, Pe toma valores entre 0 y 1, y por lo tanto el segundo término de (7) es <0, se ve en la ecuación (7) que, para una población inicial dada, la máxima MG se da cuando Pe/t = 1 (100% población asesinada en 1 año), y log(Pe/t) = 0, siendo entonces MG = log No. La ecuación (6) no presenta mínimo, ya que también acepta valores menores que 0, por ejemplo cuando el segundo término es menor que el primero. Esto no sería justo, ya que un genocidio de magnitud “negativa” no tendría sentido. No obstante, igualando la eq. (7) a 0, vemos que estas circustancias que dan lugar a este fallo matemático en el modelo solo tienen lugar cuando Pe < (t/No)1/2. Teniendo en cuenta que el valor No se corresponde con la población de un cierto pais o grupo antes de su subyugación, el cociente (t/No)1/2 normalmente será muy pequeño y, por lo tanto, circustancias en las que Pe < (t/No)1/2 serán muy excepcionales.

2.2. Evolución del Indice Genocida.

La Figura 1 muestra la evolución del parámetro genocida en función del número de muertes y de la proporción de muertes respecto al total (también definido como parámetro de exterminio, Pe) . En la representación logarítmica de la ec. (4) o (5), en la Figura 1b, se aprecia como cuando Pe tiene a 1, es decir el % de la población asesinada se acerca al total de la población inicial, el índice genocida así definida toma un valor próximo a No (población inicial). Tal y como se muestra el las Figuras 1c y d, el índice genocida aumenta cuando la población asesinada es mayor, para un porcentaje dado (Figura 1c), pero disminuye cuando el porcentaje respecto el total es menor (Figura 1d).

También en la Tabla 1 se recogen algunos casos de aplicación de la ecuación (4) en función de valores arbitrarios de No y de muertos. Como se observa comparando los casos A y B, el aumentar la proporción de asesinados del 10% al 40% genera un aumento del índice desde un valor de 100 hasta un valor de 1600. Por otro lado comparando los casos A y C, ambos con el mismo n.º de muertos, al partir con una población inicial distinta (10 veces mayor en el caso C) el índice genocida en el caso C es menor. Uno podría anticipar que existe cierta injusticia en que siendo en ambos casos el n.º de personas asesinadas fueran las mismas el índice se tan distinto. Así, según la ecuación (4) en algunos casos obtendríamos en ciertos casos, cuando el % de asesinados es bajo respecto a su población total, valores del índice IG menores a otros casos, incluso aunque el número de muertos totales fuera mayor. Aquí lo que pretendemos reflejar es un índice material que refleje el comportamiento de ciertas poblaciones sobre otras, en su conjunto, y por lo tanto no sobre individios aislados (liberalismo anárquico Juan Ramon Rallista). Esto tiene muchas implicaciones filosóficas, ya que en un mundo totalmente liberal (sin estados ) solo haría falta el parámetro asesino (Pa) para describir un proceso, pero la realidad es que el Mundo está organizado en sociedades y comunidades, siendo, por lo tanto imprescindible considerar ambos para definir la magnitud de un acto bélico-expansivo o genocidio. Por ejemplo, comparando los casos C y D vemos que ambos tienen el mismo IG, aunque el caso C tiene diez veces más muertos que el caso D. También vemos que al comparar el caso C con el caso E, éste último presenta un IG mayor pese a tener un número de muertos mucho menor. Esto se debe a que en el caso E el % de asesinados es mayor (Pe mayor en el caso E que en el C). No obstante la ec.(4) también da valor al n.º total de asesinados, poniendo en valor también al individuo. Así, por ejemplo si comparamos el caso A con el caso D se ve que asunque ambos presentan un Pe similar de 0,1 (10% de la población asesinada) el caso A presente un IG mucho mayor al acometerse en esta situación un asesinato de muchos más individuos.

3. RESULTADOS

3.1. Aplicación del Índice Genocida, IG, a casos históricos

A lo largo de la Historia se han dado distintos procesos expansivos en los que se han dado circustancias muy variadas, con una variedad de parámetros asesinos, Pa, y de exterminio, Pe. La Tabla 2 recoge los valores de población, lapsos de tiempo, muertes y parámetros (Pa, Pee IG) a partir de ellos calculados para distintos procesos históricos. En Tabla 2 las acciones bélico/genocidas han sido ordenadas por paises, con el objeto que el lector pueda valorar y comparar las acciones de distintas naciones en su marco histórico-temporal. Las fuentes a partir de las cuales se han tomado los valores de población inicial (No), muertos y lapso de tiempo (Dt) se citan en las correspondientes columnas.

Antes de la introducción de distintas valoraciones en base al índice genocida definido en la ecuación (5), conviene también realizar otras apreciaciones respecto a los valores Pa y Pe que nos ayudan a entender la naturaleza de las distintas intervenciones humanas respecto a otras sociedades. Más abajo, por ejemplo, se introduce el concepto de “espectro genocida de las naciones”.

3.2. Hacia una clasificación de acciones genocidas

Cuando se habla de “genocidio” es mandatorio conocer la magnitud de tal en comparación con otros casos históricos. Este índice pretende ser lo más objetibo posible, basado en una variables que nos permitan definir y clasificar los genocidios en función de la ecuación (5) que define el “Indice genocida” de una acción expansiva determinada. La Tabla 3 recoge esta clasificación ordenados según el Ig resultante, de mayor a menor.

Así, en la Tabla 3 se recogen los actos bélico-expansivos desglosados en la Tabla 2, pero ordenados en función del Índice genocida, IG, definido según la ecuación 5. Es interesante analizar, tanto la magnitud de los valores representados por IG, como por el ordenamiento de los sucesos en sí mismo.

EE.UU ha cometido el acto con mayor IG de la Historia de la Humanidad, con el bombardeo de Hiroshima, eso sin tener en cuenta la especificidad que según algunas fuentes tuvo el bombardeo, sobre población de ciertas caracteres étnicas y religiosas como Novohispánicas y católicas,[133] respectivamente, si no teniendo en cuenta toda la población del Japón como valor de No. Seguidamente el Holocausto nazi-alemán en Europa que, a pesar de ser un hecho prolongado en el tiempo (⁓ 4 años) es considerado por varios filósofos como una “Industria asesina genocida”.

De entre los primeros 40 casos no aparece España, mientras que, por ejemplo, Inglaterra aparece involucrada en 11 casos directos, suponiendo mas de una cuarta parte de los primeros grandes 40 actos “genocidas”. Inglaterra es además el pais con más grandes genocidios entre los 20 primeros participando en 6 de los grandes, entorno al 30 por ciento. Además, países anglo-germánicos (Inglaterra, Anglo-EE.UU, Holanda y Alemania) aparecen involucrados en 26 de los primeros 40 grandes casos, suponiendo más del 65% de los grandes genocidios (IG >> 104). Así, también Anglo-EE.UU, Alemania, Inglaterra y Holanda son los responsables de los 9 mayores genocidios de la Historia de la Humanidad, según su intencionalidad genocida dada por el valor del indice IG (IG >> 105). También 9 de los 10 primeros son causas de estos actores. El mundo anglosajón (EE.UU e Inglaterra) son responsables de más de la mitad de los 20 mayores genocidios según IG (IG >> 2 ·104).

La Figura 3 recoge los valores de IG ordenados, de mayor a menor (según la Tabla 3) en función de su n.º de genocidio. En la Figura 3a estos valores están en escala lineal mientras que en la Figura 3b están en escala logarítmica, para poder ser comparados. Como puede verse, la magnitud de los bombardeos atómicos de EE.UU sobre Japón, el Holocausto nazi-alemán, las hambruna propiciada por Inglaterra en Irlanda resultan en valores de IG descomunales, por una conjunción en rapidez de la acción, n.º de víctimas y porcentaje sobre la población afectada.

En la Figura 3b se han recogido los mismos datos de la Tabla 3 y la Figura 3a pero representados en escala logarítmica. Los datos correspondientes a las acciones claves, y paradigmáticas, de España en América vienen representadas en color verde. A este respecto cabe señalar que la tan manida acción de España en la toma de Tenochticlan aparece ordenada en el n.º 69, muy por detrás en orden y magnitud que otros episodios que también atañen a la población de México, como por ejemplo la acción antropófaga-ritualista de los aztecas sobre pueblos mexicanos (n.º 22, 40 y 65) o las acciones anglosajonas por el norte de México y Antillas (n.º 29, 31, 36, 37, 39, 53, 56, o 64). Como acción bélica más grave española en la zona cabe citar la batalla en la que Hernando de Soto se enfrentó a una tribu de Choctaw (en la zona de la hoy Florida), que le hicieron frente despiadadamente, y este tomó represalias. No obstante este episodio resulta en posición n.º 41, también por debajo de muchos otros sucesos en la zona, tal y como se ha comparado también arriba.

3.3. Genocidios en suelo americano

De hace unos años aquí, los servicios de inteligencia anglosajones y de otros paises enemigos de la Hispanidad hacen esfuerzos por varios canales en tratar de encajar la idea de que “con España se iniciaron y realizaron los mayores genocidios en América y en la Historia de la Humanidad”. Tratemos de analizar, en base a datos, si también aquí se puede aplicar el refranero castellano y decir “Antes se coge al mentiroso que al cojo”. La Tabla 4 recoge los casos ya expuestos en la Tabla 3 pero solo con los casos llevados a cabo en suelo americano por distintos actores. Puede verse que Francia, con la matanza casi total en un día de los indios Fox en 1730, lidera la lista. Posteriormente el genocidio del pueblo cañari por parte de los Incas (1527) secunda la lista. Las represalias sobre este pueblo, a pesar de los intentos diplomáticos de la nobleza Inca, fueron devastadores. Tal y como explica en La Crónica del Perú, Cieza de León (ca. 1535) la organización política incaica, que aunque presentaba algunos prodigios, estaba basada en castas y se daban frecuentes prácticas de sodomía-múltiple con las esposas antes del casamiento[134] y de enterramiento de las mismas vivas junto con sus difuntos maridos si éste así lo había dispuesto.[135] Todo ello, sumado a lo anterior podrían explicar la receptividad de todos los pueblos de la zona a la incursión de Pizarro. Así, se suceden hasta 11 grandes genocidios antes de llegar a uno español. Este se trata de la, ya nombrada arriba, represión llevada a cabo por Hernando de Soto en dos días sobre los Choctaw. La siguiente acción española es la referente a los Tainos, en donde ciertamente hubo un decrecimiento muy grande de la población. Este decrecimiento es bien sabido que se debió a las pestes que provocaron el contacto de los nativos con tanto los españoles como con las bestias de ganado que estos trajeron. Aún así ésto no ha sido considerado en este cálculo. Tampoco el hecho de que a día de hoy un 30% de la población de Puerto Rico y Santo Domingo presente genética taína, todo lo cual haría disminuir el valor del índice IG asociado a esta causística.

La toma de Tenochticlan a los Aztecas por parte de Cortés y sus aliados mexicanos, está la antepenúltima de la lista. También, como puede verse en la Tabla 4, otros casos por la zona mucho más graves en términos genocidas, comprenden las acciones aztecas sobre poblaciones mexicanas o las intervenciones racistas anglosajonas (EE.UU e Inglaterra) en el sur y oeste de EE.UU. Así por ejemplo, es interesante comprobar que en el episodio de pacificación y coinquista del Imperio azteca, Cortés y sus aliados nativos cometieron una acción bélica con un índice genocida menor (IG⁓ 45) que algunas de las acciones de organizaciones racistas anglogermánicas, como el Ku-kux-klan, contra negros en suelo norteamericano (actual EE.UU), con valores de hasta IG ⁓ 526, al tratarse éstas de acciones rápidas y coordinadas con el objeto de eliminar súbitamente a la totalidad de la población negra de Luisiana. Cabe citar aquí que, además de contra los Negros, el mundo anglo-germánico de EE.UU persiguió y linchó igualmente a los mexicanos que quedaron en su territorio durante todo el siglo XIX y principios del XX (si no lo hacen aún).[136]

Como se observa en los valores reportados en la Tabla 4, EE.UU y otros países europeos cometieron actos con valores de IG mucho mayores a cualquier acto español. También es destacable mencionar que las acciones expansionistas de los distintos pueblos pre-colombinos aquí estudiadas (Mapuches, Incas, Aztecas), tuvieron intencionalidades genocidas, según IG, mayores a las ofrecidas por la mayoría de las acciones españolas, lo cual podría explicar la buena recepción de los nativos a los pueblos hispánicos, al verlos menos nocivos que las jerarquías originales. Se ha analizado, además, en esta digresión el valor del acto ordenado por el militar venezolano Simón Bolívar, trabajando para Inglaterra, sobre la población de origen español. La acción, que duró apenas unos días, provocó una gran matanza de españoles peninsulares, dando lugar a un acto con IG ⁓2439, el cual es mayor que a otros vinculados a actos españoles como la toma de Tenochticlan o su presencia en el Caribe.

Como conclusión de este epígrafé, en base a la cuestión que lo encabeza y motiva su disgresión, podría concluirse que, en definitiva: sí, antes se coge al mentiroso que al cojo, puesto que los paises que más esfuerzos de inteligencia acedémica y geoestratégica han puestos en descalificar las acciones españolas son, precisamente, los que han cometido las acciones más aborrecibles.

3.4. Espectro genocida de las naciones

A partir de los datos de la Tabla 2, como se descrito arriba, se han calculado sus correspondientes Pa, Pe e IG para distintos casos históricos. A partir de los parámetros Pa y Pe, agrupados por los paises que se expandieron y provocaron batallas y matanzas, puede dar lugar a una suerte de ‘espectro genocida’ en dónde visualmente se refleje la huella dejada en términos de porcentaje de población y número de habitantes asesinados. Una representación útil es la de los valore Pa representados frente a sus correspondientes Pe. Así por ejemplo, en la Figura 4 se representan los valores de Pa en función del valor Pe para acciones cometidas por distintas naciones. El origen de los valores también puede desglosarse en la Tabla 2. Se ha incluido también en la Tabla 2 el espectro para varios casos de matanzas entre pueblos americanos, y para desglosarlas, éstan han sido enumeradas y definidas en el pie de la figura.

3.5. “Genocidicidad” de las naciones

Con el objeto de comparar cuanto más genocida una nación ha sido respecto a otras, cabe tratar de realizar un estudio promedio de los actos expansivos de cada nación. Para ello se pueden adoptar varios criterios. Algunos criterios comprenderían, por ejemplo, realizar un promedio de los mayores valores de Pa, Pe o IG. El ejercicio directo sería calcular el valor medio de los 5 mayores valores de IG de cada nación perpetradora, representándolo como dados como IG. Otro ejercicio interesante puede ser el tomar los 5 mayores valores de Pe de cada nación perpetradora y realizar la media de éstos (Pe); hacer lo mismo con los 5 mayores valores del parámetro asesino obteniendo Pa, y a partir de estos valores medios calcular el valor de IG, anotándolo en este caso como <IG> para diferenciarlo de IG. Los valores de <IG> y de IG nos permitirían asignar una suerte de “genocidicidad” de cada nación. Los valores de Pe y Pa nos permiten así mismo realizar un espectro genocida (al igual que la Figura 4) conjunto, que permita comparar la actitud media de las distintas naciones. En la figura 5a y 5b se muestra el espectro genocida de valores medios Pe y Pa para 12 naciones históricas y también, agrupados en uno, los valores medios para los pueblos precolombinos.

EE.UU, Inglaterra, Alemania y Holanda han sido los paises con mayor genocidicidad recurrente. También Bélgica muestra una espectro abrumador aunque en su casosla muestra ha sido de un único caso (Congo) y por lo tanto sería conveniente analizar al menos tres otros casos históricos.

Lo interesante es que, pese a la fama que a España le han proporcionado desde publicitarios extrangeros, los resultados indican que la genocidicidad media, tanto por el parámetro Pe como por Pa , las acciones españolas está muy por debajo de las otras naciones. Es cierto que otros pueblos parecieran mostrar parámetros mediuos de Pe menores que España, pero en sus casos esto es resultante de ser sus víctimas pueblos de alto número de individuos. El caso paradigmático de estos ería Japón que en sus mayores actyos expansivos el pueblo con el que se ha enfrentado ha sido China, de gran número de habitantes (gran No). Por ello, a pesar de mostrar mayores parámetros asesinos que España, los valore de Pe son menores. No obstante el índice Genocida, IG, modula estas situaciones, como puede verse en la Tabla 5, donde se han recogido los valores de Pe y Pa junto con el valor asociado de Índice Genocida <IG> y los valores IG.

Como puede verse en la Tabla 5, dde entre los casos analizados España a parece en la cola de la Tabla, tanto si la ordenamos por <IG> (como lo está la Tabla 5) como si la ordenamos por IG. De hecho si la ordenáramos por IG, sería la penúltima por la cola. Además, los órdenes de magnitud de la genocidicidad española son muy inferiores a los que se encuentran por encima de ella. En la Tabla 5 también se observa que las acciones de los pueblos precolombinos (detalladas en las Tablas 2 y 3), matándose entre ellos, dan de promedio una genodicidad mucho mayor que la de muchas otras naciones y, por su puesto que la española. No obstante sus valores son inferiores a las de la anglogermanía[1] (conjunto de países de origen germánico, tales como Alemania, Inglaterra, Escandinavia, Austria, Suiza, EEUU, Australia, etc.). Analizando los datos mediante el valor de la Margnitud Genocida vemos que solo los anglosajones superan una margnitud media de 6. EE.UU, presenta un colosal magnitud de 8,5 según <IG>. Alemania sigue a los anglo con valores también cercanos a 6. Interesantemente, analizando la Tabla vemos que, salvo las acciones de los pueblos precolombinos matándose entre sí, son pueblos de la anglogermanía (Anglo-EE.UU, Inglaterra, Alemania, Bélgica y Holanda) quienes encabezan la lista. Es más, atendiéndo al valor IG, en lugar del de <IG> cualquiera de ellos presentaría valores superiores al de los pueblos pre-colombinos (LogIG ⁓ 4,3). Esto es así, porque las acciones imperialistas[2] tardías de estos pueblos anglogermánicos, combinaron matazan rápidas de gran población con enormes acciones de grandes porcentajes de población asesinada. Véase por ejemplo, el exterminio casi total de los californios y mexicanos por parte de anglo-EE.UU, el primer genocidio del siglo XX con el genocidio de Filipinos por parte de anglo-EE.UU, los bombardeos indiuscriminados sobre Japón por parte de Anglo-EE.UU, el exterminio de pueblos enteros en Oceanía por Inglaterra, o la persecución de chinos étnicos en Indonesia por parte de Holanda, el Holocausto judío-semítico o exterminio en Namibia por parte de Alemania (ver casos en Tabla 3).

3.6. Distribución geográfica de naciones genocidas.

Para conocer si existe algún vínculo de tipo cultural en el desarrollo de la genocidicidad de las naciones un ejercicio interesante es el de crear un mapa político de contorno en el que el color de la superficie correponda a una escala de índices medio de genocidios, IG, respectivo a las naciones que los perpetraron. La Figura 6 muestra un mapa mundial con los casos de estudio coloreados según el valor medio de IG. Los colores se tornan rojo viajando hacia el norte-centro de Europa y , en general en países anglo-germánicos.

3.7. Distribución temporal de los genocidios

Cabría analizar en base al dato ofrecido por el índice IG, en qué época, en que pax, en que periodo histórico, o como queramos llamarlo, cual ha sido tanto el número como la magnitud de los genocidios. La Figura 7 representa los valores de IG en función de su año correspondiente. La Figura 7a está en escala lineal mientras que la 7b está en escala logarítmica, para poder comparar los grandes genocidios anglo-germánicos de entorno al siglo XX, con el resto de casos. Los casos españoles han sido representados con círculos verdes. En la Figura 7b se aprecia que los grandes genocidios han ido creciendo en intensidad con el paso de los años. Esto puede deberse a una mayor capacidad de los ejércitos y al desarrollo de armas más letales. Ante semejante premisa cabría preguntarse si otros imperios del pasado, si dispusieran de modernos armamentos hubieran procedido igual. El mundo anglosajón, por ejemplo, a partir de mitad del siglo XX desarrolló la ametralladora de tipo Gatling con las que, primero Inglaterra en su guerra contra el Reino Zulú, y luego las trece colonias en terreno del Antiguo México y la mitad oeste de EE.UU, realizaron verdaderas carnicerías.[137]

3.8. Aplicación del Indice Genocida a casos como el esclavismo o matanzas por brujería

3.8.1. Esclavismo en América

El análisis sobre el esclavismo se puede realizar al igual que los actos bélicos pero, además con una normalización respecto al área en dónde se cometieron. Para realizar ua comparativa directa entre naciones, es púes necesario el fijar el periodo temporal. Así pues el parámetro a analizar sería el de esclavos/área o Nes/Aes, que tendría unidades de esclavos/km². Aquí se ha estudiado el periodo bien reportado del siglo XVIII. Los datos se recogen en la Tabla 6. El esclavismo ha tenido distinta naturaleza y origen en distintos imperios. En los imperios oceánicos desarrollados a partir de 1492 el origen fue distinto: mientras Portugal e Inglaterra comenzarón con el negocio esclavista, Francia se les unió al poco tiempo con gran fervor con el objeto de plusvalorar el trabajo y tierra de las zonas del Caribe y Luisiana. En España, sin embargo, el comercio de esclavos estuvo prohibido desde el inicio de su expansión. Ello, no obstante, no evitó que el esclavismo existiera en tierras hispanas. También hay que reconocer que en algunos puntos existieron posteriores regresiones en la legislación. Aún así la legislación base hispana propició que el número de esclavos negros traídos de África fuese menor que en territorios administrados por otras potencias. Aquí no se ha tratado el caso de EE.UU. El caso de EE.UU merecería un apartado a parte. Citar por ejemplo que tras la separación de México en Texas en n.º de esclavos se multiplicó por cinco y éstos buscaban desesperádamente cruzar la frontera hacia México buscando la libertad.[138]

3.8.2. Matanzas por brujería, xenofobia y Holocausto luterano

Las producciones cinematográficas anglosajonas, de gran relevancia y distribución a día de hoy, cuando tocan el tema de la intolerancia religiosa en Europa desvían la responsabilidad hacia el problema de la inquisición, y en particular hacia el fundamentalismo de la iglesia católica y, en particular hacia la inquisición española. No obstante la gran burocracia hispánica ha dejado pliegos de testimonios que contradicen la propaganda anglosajona y la anglo-germánico-luterana en general. La Tabla 7 recoge datos de enjuiciados y muertos por brujería e intolerancia religiosa en Europa y EE.UU. Los datos de juicios y condenas que la inquisición española, meticulosamente registrados, arrojan datos que contrastan con los datos acaecidos en el norte de Europa y en particular, en paises germánicos. Los datos aquí analizados, en base a estudios de Leeson y col.[140] y también por García del Junco,[ii] dan lugar a diferencias colosales que no dan lugar a dudas: la fama impuesta por la propaganda hacia España responde únicamente a intereses geoestratégicos anglo-germánicos, y también franceses, y no tienen ninguna base de credibilidad. Es más, las evidencias históricas en otros planos como la tolerancia hacia el diferente, que han sido dejados por unos y otros no dan lugar a dudas. Mientras en España se generaba las Leyes de Burgos (s. XVI), en la Anglogermanía existían leyes de segregación racial hasta bien avanzado el siglo XX.

Por ejemplo, en paises luterano-germánicos como Suecia y Noruega, los pueblos minoritarios como los Sami han sido sistemáticamente desplazados, desde el Sur y cerrándoles el acceso a las costas. Además, hasta 1976 el Instituto del Estado de Biología Racial de la Universidad de Uppsala y el Instituto Nacional de Salud de Suecia, fomentaron la esterelización forzosa de mujeres sami por “inapropiadas”.[142] Durante la época Nazi, en Noruega y Suecia, los Samis también sufrieron una especial persecución, por no ser de origen germánico y carecer de “pureza aria”.[143]

Con anterioridad, en este contexto de pujanza del luterano-germanismo noruego y sueco hacia el norte, en Noruega y Suecia también existieron persecuciones por brujería hacia minorías sami, bajo el pretexto de brujería.[144],[145] Los casos que se dieron allí fueron realmente terroríficos, al igual que en otras regiones germánicas como Alemania, Suiza, o Inglaterra, tal y como se ve a continuación. La Tabla 6 recopila los casos de enjuiciamiento y condena a muerte por brujería en Europa entre 1300 y 1850. Muchos de estos casos fueron resultado de la intolerancia religiosa acaecida a raiz del luteranismo, geoestrategias religiosas nórdicas e irracionalidad de la filosofía germánica, en general.

Como se observa en la Tabla 7 el porcentaje de muertos por enjuiciados fue de entre 30 y 60% para paises como Alemania, Suiza, Francia Hungría, Inglaterra, Bélgica, Noruega, Luxemburgo o Estonia. En España, sin embargo este ratio no ascendió a mas del 1%. Usando los datos de la Tabla 6, al igual que en los casos anteriores y empleando la ec.(5) se han calculado los “Indices genocidas”, IG, asociados a los distintos procesos. Se han calculado de dos maneras: la primera tomando en cuenta los muertos respecto a la población total del país en cuestión, y la segunda tomando en cuenta los muertos respecto a los enjuiciados. Los valores de IG, re recogen en la Tabla 7 y también han sido graficados en las Figuras 8 y 9.

4. TRANSGRESIÓN HUMANÍSTICA TEMPORAL

4.1. Definición de Transgresión humanística

En general, consideramos que el ser humano, a lo largo de la Historia, va tomando consciencia de sí mismo y así, también del prójimo. El desarrollo de la literatura o las leyes que rigen y pacifican un territorio deberían ayudar a tal efecto y a promocionar valores como el respeto al prójimo. Una vez dados éstos, cabría considerar que la trasgresión de estos valores distribuidos y asentados por las sociedades supondrían una tendencia mayor hacia la ejecución del mal. Esto es, humanísticamente hablando no se podría juzgar como un ejercicio de alta crueldad el que dos primates u orangutanes se pelearan por un rincón de selva o una hembra. Sin embargo, si consideramos al ser humano como un ser capaz de integrar conocimientos a través del legado de otros humanos, con el fín último de buscar el bienestar propio y también del de sus congéneres, y que estas capacidades se fijan con el paso del tiempo y la evolución de filosofías, conceptos y leyes, podría decirse que cuanto más alejados del primate primigenio nos encontráramos, más humanos seríamos, precisamente en esta capacidad que nos diferencia de aquellos. Por ello una acción axpansiva en un momento dado debiera valorarse también por el grado de transgresión al concepto humanístico aceptado en un tiempo particular. Esto es, no podríamos juzgar por igual una matanza hace dos mil años que la misma matanza, en términos numéricos, a día de hoy. Esto es así porque a lo largo de la Historia, entre ambos momentos, habríamos adquirido, por nuestras propias habilidades como especie, conocimientos y conceptos que nos hubieran hecho aprender del primer caso de manera que para situaciones similares hubiéramos proyectado mecanismos racionales que maximizasen en bienestar nuestro y de nuestros congéneres.

Así si, dado el caso, a día de hoy ocurriese una matanza del mismo grado que una de hace dos mil años, por ejemplo, podría decirse que la transgresión de “humanidad” es mayor en al caso presente. No obstante, es curioso ver, a día de hoy, cómo algunos grupos de presión vinculados a ciertos estados, critican invasiones de hace siglos de otros estados, mientras que callan o silencian las que ellos cometen a día de hoy.

4.2. Definición de parámetros de transgresión

Como puntos críticos a partir de los cuales cabría mencionar que la humanidad en su conjunto tuvo oportunidad de avanzar en humanidad a nivel universal, podría cogerse eventos que permitiesen una distribución fácil de conocimientos o momentos en los que se redactaran leyes que impactarán a escala universal de manera positiva en aspectos como respeto al prójimo e integración de comunidades. No se escapa en esta disgresión que la elección de uno u otro momento como punto de inflexión en el sentido mencionado podría estar sujeto a cierta subjetividad. Aquí se han tomado 3 momentos históricos como claves en la Historia de la Humanidad, que proporcionaron un salto cualitativo tanto en la capacidad distributiva como en valores: El desarrollo de la imprenta (1450); El testamento de Isabel I de Castilla o Leyes de Burgos (1512) y la publicación de los Derechos del Hombre (1789). Estas fechas darían cuanta de una transgresión de la literalidad, de la criminalidad y del anti-humanismo, respectivamente. El grado de transgresión podría cuantificarse de manera que una acción más alejada de estas fechas acumularía un parámetro proporcional a la divergencia de esa fecha. Así para el caso de la literalidad, a partir de la difusión de la imprenta, podría definirse un parámetro, PL, que cuampliera:

(7)

Dado que, como los procesos víricos, la transmisión de conocimientos se da por contacto entre humanos, podría decirse que la evolución de los conocimientos gracias a estos eventos sería también exponencial. Por ello, también la transgresión de los valores así adquiridos daría cuenta de un grado de acción con un antihumanismo que evolucionaría exponencialmente con la fecha clave como referencia. Podría definirse así la evolución de estos parámetros como:

(8)

La ecuación (8) siempre toima valores mayores que cero y adquiere un valor de uno cuando tp = 1450 (en este caso fecha establecida como difusión de la imprenta a gran escala).

La Figura 10 muestra la evolución de la ec.(8) en función del tiempo, en la que se representa el parámetro de literalidad, PL, tanto en escala logarítmica como lineal.

Así el parámetro de literalidad, PL, definido en la ec. (8), considera el tiempo en el que se da la expansión referido al momento de expansión de la cultura mediante la generalización de tecnologías de imprenta (Gúttemberg, 1450). Un mayor índice de literalidad en el momento de darse la expansión bélica a considerar da cuenta de una mayor transgresión humanística, de la población en expansión, al suponersele a la sociedad expansiva, una mayor sensibilidad hacia el mundo que le rodea, con respecto a momentos anteriores de la Historia.

De la misma manera que con el parámetro de literalidad, se podrían definir otrros parámetros que dieran cuenta de la evolución humanística del ser humano (val la redundancia) tomando como referencia eventos en los que conceptos e leyes tuvieran repercusión universal o, al menos, en varios continentes a la vez. Tomando esta premisa, cabría introducir un parámetro que tuviera como fecha la redacción y publicación de las Leyes de Burgos, que tras un debate humanístico en el seno de las élites escolásticas, se inclinaron por impulsar la igualdad del ser humano bajo la ley independientemente de su raza o religión. Estas legislaciones tuvieron por objeto legislar la inmensidad del Nuevo Mundo americano, pero tendrían también repercusión en regiones asiáticas como Filipinas. Ninguna otra sociedad de la modernidad en expansión desarrolló una legislación análoga en su apogeo imperial ni en ningún otro momento, y tal vez por ello los números arrojados por los análisis anteriores, como el del Índice genocida, introducido en la ec. (5), son tan grandes para aquellas sociedades. Podríamos definir a este parámetro como, Parámetro de criminalidad, PC, (en alusión a la transgresión de una Ley Imperial multicontinental) que vendría definido por:

(9)

Debido a la repercusión que tuvo, más publicitaria que práctica, la Declaración de los Derechos del Hombre (1789), en un intento de Francia por llamar la atención del Mundo, cabría igualmente introducir un parámetro que tuviera en cuenta esta fecha ya que esta declaración, en lo sustancial es significativa y profunda. A parte se deja la prepotencia de Francia de declararlos y de imponerlos, puesto que en realidad, más que una legislación de buena acción interna (como lo fueron las Leyes de Burgos, por ejemplo) éstas tuvieron un objetiovo geopolítico de traspasar sus propias fronteras, de manera propagandística. Al haberlo conseguido en parte, seria meritorio introducir este parámetro, que podríamos definir como Parámetro Antihumano, PA, para un análisis de la transgresión humanística:

(10)

La Figura 11 muestra la evolución de los parámetros PL, PC y PA en función del paso del tiempo, tanto en escala logarítmica como lineal.

4.3. Corrección del índice genocida con parámetros de evolución humanística.

De acuerdo con los parámetros definidos por las ecuaciones (8-10) el Índice Genocida, IG, podría corregirse y obtenerse un Indice Genocida corregido, IG’, o modulado por el tiempo y procesos de humanización de las sociedades mediante:

(11)

La Tabla 8 recoge los parámetros de corrección para cada caso histórico y los valores de IG’ resultantes. Se incluye también la ordenación de la genocidicidad alternativa resultante el realizar la corrección según la ec. (11).

5. DISCUSIÓN FINAL

5.1. La conquista del Oeste norteamericano

Como menciona la historiadora estadounidense, de origen hispano-nativo, Roxane D. Ortiz, la estrategia anglosajona de conquista fue la “Guerra Total o de exterminio”.[151] También, el historiador inglés, de origen español, destaca las diferencias de interactuar con los nativos entre la civilización hispánica y los anglosajones.[152] La segregación racial que los anglosajones perpretaron en los territorios conquistados puso en alerta a los nativos, haciéndoles consciente que el avance anglosajón hacie el oeste supondría, al contrario que en el caso hispano, su aniquilación total. Así pués, las incipientes legislaciones y modos de gobierno en la Ámerica hispana, marcaron la diferencia, puesto que, posiblemente con algunos defectos a vistas de hoy, su pretensión fué la de integrar y no segregar. También, la predisposición de los españoles peninsulares, tanto hombres como mujeres, a mestizarse con nativos o mestizos fomentó la ligazón y la formación de un único corpus civil en la que la etnicidad dejara de ser importante. La promiscuidad hacia la aceptación de distintas etnias para el mestizaje, puede que tenga cierto origen en la diversidad genética individual y por ello, en la capacidad de empatizar via células espejo. Todo ello proporcionó una visión menos hostil hacia los neo-americanos de origen ultramarino en el caso español, que en el caso anglosajón, que recurrentemente eran vistos como fuente de segregación, expulsión y, finalmente, en exterminio. Así, aunque en momentos iniciales de sendas conquistas pudieran haberse dado situaciones parejas de violencia hacia los conquistados (o liberados, en algunos casos) el recurrente y distinto proceder a lo largo del tiempo habría marcado la diferencia entre ambos modelos.

5.2. Hipótesis del origen de la crueldad anglo-germánica

Hipotesis racial. Células espejo.

Aunque es delicado caer en estas consideraciones, una hipótesis para la excesiva crueldad mostrada por poblaciones anglo-germánicas puede deberse a ciertas características genéticas. Las células espejo o neuronas espejo son aquellas que hacen empatizar con otros seres humanos.[153] La similitud genética entre poblaciones favorece una mayor empatía. El mundo-anglogermano ha tenido cierto aislamiento racial, debido a su nacionalismo, leyes raciales o fronteras físicas como puedan ser mares o montes. Centrándose en el continente europeo, el caso anglo-germano, en contra posición de pueblos meditarráneos o del este de Europa, no ha desarrollado mestizajes entre distintas etnias mediterráneas o del este. Esta peculiaridad haría que estos pueblos, no mezclados con otros durante siglos, no predispongan de empatía suficiente hacia otros pueblos, mientras que los paises mediterráneos o eslavos, al estar mezclados con otros y haber desarrollado contactos comerciales y familiares con otros muchos pueblos, dispusieran en sus genes la capacidad de desarrollar una mayor pléyade de células espejo y así una mayor capacidad de empatizar con otros pueblos.

Recesionismo o miedo a la pérdida de la estirpe

Es conocido que las carácterísticas genética o fenotípicas de los pueblos germanos como son, por ejemplo los ojos azules o el pelo rubio, son de carácter recesivo, esto es, no tienen a predominar cuando se cruzan con otros fenotipos. Esta circunstancia podría desarrollar en estas poblaciones un sentimiento de necesidad transcendental que, cuando las circunstancias económicas les son apropiadas, pueden llegar a degenerar en supremacismo.

Hipótesis temporal

Debido a la preponderancia primigenia de imperios mediterráneos, primero el romano, y posteriormente el portugués y el español, los pueblos centro-europeos, de raíz germánica, pudieron verse amenazados por el sur y por el este, también por imperios eslavos. La globalización llevabda a cabo por las civilizaciones ibéricas, especialmente la hispánica, habrían insuflado a los pueblos anglogermanos una sensación de urgencia en su condición “central” o embutida entre varios imperios. Así, al encontrar ocasiones de expansión y situaciones en las que sus capacidades bélicas y logísticas lo permitían, no dudaron en expandirse a costa de poblaciones locales con el objeto de desacerse del “cerco” al que ellos se sentían sometidos, también muy insuflados por ideas ultranacionalistas, raciales y religiosas como el luteranismo, puritanismo o anglicanismo. No obstante, una evidencia de la validez de esta consideración son las raices racistas expresadas por líderes anglogermánicos a lo largo de la Historia en sus expansiones, como expresamente lo dejaron por escrito varios líderes de estas comunidades, como la Inglaterra en su conquista del Este americano, en EE.UU con el desarrollo del Destino manifiesto o en la Alemania Nazi. Tal es así que numerosos filósofos e historiadores han encontrado un hilo conductor entre el luteranismo y la Alemania nazi.[154]

Ruptura luterana, revolución industrial y racismo científico

La ruptura luterana, como pretexto del nacionalismo anglo-germano para romper con Roma y España, supuso el inicio de una filosofía particular en esas regiones. Ésta pretendía autojustificar la acción de los gobiernos locales aludiendo a que ‘ellos eran mejores’ en varios sentidos. De hecho, varios filósofos y teólogos han descrito al luteranismo y al protestantismo como una “etnoreligión”, “teología nacionalista” o “teología etnonacionalista”, que lejos de ser universal, tendría como fundamento el supremacismo anglo-germánico.[155] El gran interés burgés de las élites luteranófilas desembocó en grandes purgas de ciudadanos contrarios a este etno-separatismo religioso o burgués que proponía Lutero, como las matanzas de decenas de miles de campesinos alemanes, entre otros.[256] Posteriormente, esas regiones luteranas se beneficiaron ámpliamante de la incorporación de nuevos paradigmas energéticos en la producción, como lo fueron las máquinas propulsadas por el carbón. Éste éxito económico no resultó sino en una mayor autojustificación de su filosofía. No es de extrañar así que aparecieran obras de autores como Máx Weber y otras pseudo-teorías como el Racismo Científico, con gran aceptación en el norte de Europa.

Cabe mencionar que todas las hipótesis aludidas con anterioridad no son incompatibles entre sí, si no que en algunos casos pueden verse como elementos sinérgicos en la crueldad observada en estos pueblos.

6. CONCLUSIONES

La introducción de los parámetros asesinos y de exterminio permiten a su vez definir un Indice genocida que de grado de la violencia y la intencionalidad genocida de los distintos procesos. Los resultados de la aplicación de este indice a los distintos casos coincide con las políticas llevadas a cabo por los distintos Imperios: por ejemplo de exterminio total en el mundo anglosajón, o de integración en el mundo hispano. A este respecto los datos que arroja el índice genocida son nítidos y empleados con la legislación histórica imperial hispana, en contraposición con la legislación excluyente de otros pueblos, puede emplearse para refutar la sobre-dimensión que se vierte sobre nuestro pasado y el silencio absoluto respecto a los otros.

Este Indice puede ser utilizado para clasificar los distintos actos expansivos e incluso acciones militares puntuales.

5. DISCUSIÓN FINAL

5.1. La conquista del Oeste norteamericano

Como menciona la historiadora estadounidense, de origen hispano-nativo, Roxane D. Ortiz, la estrategia anglosajona de conquista fue la “Guerra Total o de exterminio”.[i] También, el historiador inglés, de origen español, destaca las diferencias de interactuar con los nativos entre la civilización hispánica y los anglosajones.[ii]La segregación racial que los anglosajones perpretaron en los territorios conquistados puso en alerta a los nativos, haciéndoles consciente que el avance anglosajón hacie el oeste supondría, al contrario que en el caso hispano, su aniquilación total. Así pués, las incipientes legislaciones y modos de gobierno en la Ámerica hispana, marcaron la diferencia, puesto que, posiblemente con algunos defectos a vistas de hoy, su pretensión fué la de integrar y no segregar. También, la predisposición de los españoles peninsulares, tanto hombres como mujeres, a mestizarse con nativos o mestizos fomentó la ligazón y la formación de un único corpus civil en la que la etnicidad dejara de ser importante. La promiscuidad hacia la aceptación de distintas etnias para el mestizaje, puede que tenga cierto origen en la diversidad genética individual y por ello, en la capacidad de empatizar via células espejo. Todo ello proporcionó una visión menos hostíl hacia los neo-americanos de origen ultramarino en el caso español, que en el caso anglosajón, que recurrentemente eran vistos como fuente de segregación, expulsión y, finalmente, en exterminio. Así, aunque en momentos iniciales de sendas conquistas pudieran haberse dado situaciones parejas de violencia hacia los conquistados (o liberados, en algunos casos) el recurrente y distinto proceder a lo largo del tiempo habría marcado la diferencia entre ambos modelos.

5.2. Hipótesis del origen de la crueldad anglo-germánica

Hipotesis racial. Células espejo.

Aunque es delicado caer en estas consideraciones, una hipótesis para la excesiva crueldad mostrada por poblaciones anglo-germánicas puede deberse a ciertas características genéticas. Las células espejo o neuronas espejo son aquellas que hacen empatizar con otros seres humanos.[iii] La similitud genética entre poblaciones favorece una mayor empatía. El mundo-anglogermano ha tenido cierto aislamiento racial, debido a su nacionalismo, leyes raciales o fronteras físicas como puedan ser mares o montes. Centrándose en el continente europeo, el caso anglo-germano, en contra posición de pueblos meditarráneos o del este de Europa, no ha desarrollado mestizajes entre distintas etnias mediterráneas o del este. Esta peculiaridad haría que estos pueblos, no mezclados con otros durante siglos, no predispongan de empatía suficiente hacia otros pueblos, mientras que los paises mediterráneos o eslavos, al estar mezclados con otros y haber desarrollado contactos comerciales y familiares con otros muchos pueblos, dispusieran en sus genes la capacidad de desarrollar una mayor pléyade de células espejo y así una mayor capacidad de empatizar con otros pueblos.

Recesionismo o miedo a la pérdida de la estirpe

Es conocido que las carácterísticas genética o fenotípicas de los pueblos germanos como son, por ejemplo los ojos azules o el pelo rubio, son de carácter recesivo, esto es, no tienen a predominar cuando se cruzan con otros fenotipos. Esta circustancia podría desarrollar en estas poblaciones un sentimiento de necesidad transcendental que, cuando las circustancias económicas les son apropiadas, pueden llegar a degenerar en supremacismo.

Hipótesis temporal

Debido a la preponderancia primigenia de imperios mediterráneos, primero el romano, y posteriormente el portugués y el español, los pueblos centro-europeos, de raiz germánica, pudieron verse amenazados por el sur y por el este, también por imperiors eslavos. La globalización llevabda a cabo por las civilizaciones ibéricas, especialmente la hispánica, habrían insuflado a los pueblos anglogermanos una sensación de urgencia en su condición “central” o embutida entre varios imperios. Así, al encontrar ocasiones de expansión y situaciones en las que sus capacidades bélicas y logísticas lo permitían, no dudaron en expandirse a costa de poblaciones locales con el objeto de desacerse del “cerco” al que ellos se sentían sometidos, también muy insuflados por ideas ultranacionalistas, raciales y religiosas como el luteranismo, puritanismo o anglicanismo. No obstante, una evidencia de la validez de esta consideración son las raices racistas expresadas por líderes anglogermánicos a lo largo de la Historia en sus expansiones, como expresamente lo dejaron por escrito varios líderes de estas comunidades, como la Inglaterra en su conquista del Este americano, en EE.UU con el desarrollo del Destino manifiesto o en la Alemania Nazi. Tal es así que numerosos filósofos e historiadores han encontrado un hilo conductor entre el luteranismo y la Alemania nazi.[iv]

Ruptura luterana, revolución industrial y racismo científico

La ruptura luterana, como pretexto del nacionalismo anglo-germano para romper con Roma y España, supuso el inicio de una filosofía particular en esas regiones. Ésta pretendía autojustificar la acción de los gobiernos locales aludiendo a que ‘ellos eran mejores’ en varios sentidos. De hecho, varios filósofos y teólogos han descrito al luteranismo y al protestantismo como una “etnoreligión”, “teología nacionalista” o “teología etnonacionalista”, que lejos de ser universal, tendría como fundamento el supremacismo anglo-germánico.[v] El gran interés burgés de las élites luteranófilas desembocó en grandes purgas de ciudadanos contrarios a este etno-separatismo religioso o burgés que proponía Lutero, como las matanzas de decenas de miles de campesinos alemanes, entre otros.[vi]Posteriormente, esas regiones luteranas se beneficiaron ampliamante de la incorporación de nuevos paradigmas energéticos en la producción, como lo fueron las máquinas propulsadas por el carbón. Éste éxito económico no resultó sino en una mayor autojustificación de su filosofía. No es de extrañar así que aparecieran obras de autores como Máx Weber y otras pseudo-teorías como el Racismo Científico, con gran aceptación en el norte de Europa.

Cabe mencionar que todas las hipótesis aludidas con anterioridad no son incompatibles entre sí, si no que en algunos casos pueden verse como elementos sinérgicos en la crueldad observada en estos pueblos.

6. CONCLUSIONES

La introducción de los parámetros asesinos y de exterminio permiten a su vez definir un Indice genocida que de grado de la violencia y la intencionalidad genocida de los distintos procesos. Los resultados de la aplicación de este indice a los distintos casos coincide con las políticas llevadas a cabo por los distintos Imperios: por ejemplo de exterminio total en el mundo anglosajón, o de integración en el mundo hispano. A este respecto los datos que arroja el índice genocida son nítidos y empleados con la legislación histórica imperial hispana, en contraposición con la legislación excluyente de otros pueblos, puede emplearse para refutar la sobre-dimensión que se vierte sobre nuestro pasado y el silencio absoluto respecto a los otros.

Este Indice puede ser utilizado para clasificar los distintos actos expansivos e incluso acciones militares puntuales.

Notas bibliográficas:

[1] Antonio Elorza (14 de febrero de 2014). «Rafael Lemkin: la soledad del justo». El País.

[2] Real Academia de la Lengua Española. Genocidio. Del gr. γένος génos ‘estirpe’ y -cidio. 1. m. Exterminio o eliminación sistemática de un grupo humano por motivo de raza, etnia, religión, política o nacionalidad.

https://dle.rae.es/genocidio

[3] Virginia Arango de Muñoz. Anuario de Derecho, 16 El Delito de Genocidio. p.235-259 (1987).

[4] Omar Huertas Díaz. El genocidio y su reglamentación en materia internacional. Revista LOGOS CIENCIA & TECNOLOGÍA, vol. 3, n.º 1, Junio-Diciembre (2011).

[5] Pedro Insua. 1492: España contra sus fantasmas. Ed. Ariel (2018).

[6] Frigdiano Álvaro Durantez Prados. Iberofonía y paniberismo: definición y articulación del mundo ibérico. Ed. Última Línea (2018).

[7] Santiago Armesilla. Iberofonía y Socialismo. Ed. Última Línea (2022).

[8] Elvira Roca Varea. Imperiofobia.

[9] Francisco García del Junco (2016). Eso no estaba en mi libro de Historia de España. 3ra Ed. Editorial Almuzara, p. 315.

[10] Francisco García del Junco (2016). Eso no estaba en mi libro de Historia de España. 3ra Ed. Editorial Almuzara, p. 306.

[11] Hubbard, Vincent (2002). A History of St. Kitts. Macmillan Caribbean. pp. 17–18. ISBN 9780333747605.

[12] Jean-Baptiste Du Tertre, Histoire Generale des Antilles…, 2 vols. Paris: Jolly, 1667, I:5-6

[13] «Douglas, Sholto». Australian Dictionary of Biography

[14] Lyndall Ryan. “The Right Book for the Right Time?”. Labour History. N°85. Noviembre de 2003. Consultor Wikipedia para otras referencias con datos similares.

[15] Kingsley Davis, “The population of India.” Far Eastern Survey (1943): 76-79. in JSTOR

[16] Genocidio de la India Británica (1876-1900). Hambruna de 1876-1879: de 6.100.000 a 8.200.000 muertos, la mayoría por inanición.Lord Lytton, responsable de estas muertes. https://web.archive.org/web/20120407063822/http://remilitari.com/guias/victimario5.htm

[17] Genocidio de la India Británica (1876-1900). Hambruna de 1896-1900: de 6.500.000 a 8.400.000 muertos, la mayoría por inanición.Victor Bruce, responsable de estas muertes.

https://web.archive.org/web/20120407063822/http://remilitari.com/guias/victimario5.htm

[18] https://gaz.wiki/wiki/es/Great_Bengal_Famine_of_1943

[19] Van den Brule, A (2021). Ecos del horror: los mayores genocidios de la historia.

[20] De la población blanca, el 50% es de origen holandes. El censo de 1902 estimaba la población blanca entorno a 1.100.000. Ver: Ogura, Mitsuo (1996). “Urbanization and Apartheid in South Africa: Influx Controls and Their Abolition”. The Developing Economies. 34 (4): 402–423. doi:10.1111/j.1746-1049.1996.tb01178.x. ISSN 1746-1049.

[21] Sánchez, A. F. (2011). GRAN BRETAÑA Y LA PRIMERA GUERRA DEL OPIO CON CHINA.

[22] Our last occupation – Gas, chemicals, bombs: Britain has used them all before in Iraq, The Guardian, Jonathan Glancey, 19 de abril 2003, visto 16 de mayo 2012.

[23] A Report on Mesopotamia by T.E. Lawrence The Sunday Times, 22 August 1920

[24] Cesar Neto. Kenia: rebelión anticolonial de los Mau Mau, genocidio y primeras reparaciones. Liga Internacional de los Trabajadores, Cuarta Internacional, 2019

[25] Brass, Paul R. (2003). «The partition of India and retributive genocide in the Punjab, 1946-47: Means, methods, and purposes» (PDF). Journal of Genocide Research (Routledge) 5 (1): 71-101. doi:10.1080/14623520305657. Consultado el 18 de abril de 2016

[26] Paul R. Brass (2003). «The partition of India and retributive genocide in the Punjab, 1946–47: means, methods, and purposes». Journal of Genocide Research. p. 75 (5(1), 71–101). Consultado el 16 de agosto de 2014

[27] Gerald Ford y Henry Kissinguer se reunieron con el presidente Indonesio Suharto en visperas de la invasión y dieron aprovación a la misma (ver siguiente ref).

[28] John Pilger. “Blood on Our Hands” Archivado el 1 de noviembre de 2006 en Wayback Machine. 25 de enero de 1999. Online at johnpilger.com Archivado el 1 de septiembre de 2010 en Wayback Machine.. Consultado el 2 de febrero de 200

[29] East Timor truth commission finds U.S. “political and military support were fundamental to the Indonesian invasion and occupation” The National Security Archive, 24 January 2006

[30] Kiernan, Ben. The Demography of Genocide in Southeast Asia: The Death Tolls in Cambodia, 1975–79, and East Timor. Critical Asian Studies.

[31] Informe Chega- “Chega!”“-Report of Commission for Reception, Truth and Reconciliation in East Timor (CAVR

[32] http://remilitari.com/guias/victimario5.htm

[33] Fuente:“Genocidio Americano, A guerra do Paraguai, p.150- Julio José Chiavenatto. Sao Paulo.

[34] Guerra de La Triple Alianza. https://web.archive.org/web/20120407063822/http://remilitari.com/guias/victimario5.htm

[35] Ulrich Pfsiter, Geog Fertig. Población Histórica de Alemania. “The Population History of Germany: Research Strategy and Preliminary Results”. Max Planck-Institute für demografische forshung. Diciembre, 2010.

[36] Sergi Vich Sáez. El bombardeo de Dresde, una masacre innecesaria. La Vanguardia, 13/02/2020.

https://www.lavanguardia.com/historiayvida/historia-contemporanea/20200213/473451297342/dresde-bombardeo-iigm-1945-aliados.html

[37] Régimen Baasista de Iraq (Sadam Husseim). Guerra de Iran e Iraq; 1980 a 1988. http://remilitari.com/guias/victimario2.htm

[38] La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. Demografía Tanzania 1800-2021.

[39] Genocidios Coloniales de Alemania (1904-1907). http://remilitari.com/guias/victimario3.htm

[40] Nuhn, Walter (1989). Sturm über Südwest. Der Hereroaufstand von 1904 (in German). Koblenz, DEU: Bernard & Graefe-Verlag. ISBN 978-3-7637-5852-4.[page needed]

[41] Estado Libre del Congo. Leopoldo II de Bélgica. https://web.archive.org/web/20120118030803/http://remilitari.com/guias/victimario2.htm

[42] Hochschild, A. (2006). King Leopold’s Ghost: A Story of Greed, Terror, and Heroism in Colonial Africa. pp. 225-33. ISBN 978-1-74329-160-3.

[43] J. M. Sarduiní. El bombardeo de tokio, uno de los más mortíferos de la historia. Historia, Nat. Geograph. 09 de Marzo de 2020.

[44] Dario Madrid. El Exterminio de los Indígenas de California en el Siglo XIX: la Fiebre del Oro y el Ejército de los Estados Unidos. Dario Madrid, Historia y Fotografía (2020).

[45] Benjamin Madley. ‘An American Genocide’. The United States and California Indian Catastrophe.

[46] Murphy, Robert A., and Yolanda Murphy. “Northern Shoshone and Bannock.” Warren L. d’Azevedo, volume editor. Handbook of North American Indians: Great Basin, Volume 11. Washington, DC: Smithsonian Institution, 1986: 284–307. ISBN 978-0-16-004581-3.

[47] Lindsay, Brendan C., Murder State: California’s Native American Genocide, 1846–1873, University of Nebraska Press, 2012, p.192–193, ISBN 978-0803224803

[48] Madley, Benjamin California’s Yuki Indians: Defining Genocide in Native American History in Western Historical Quarterly 39 (Autumn 2008): 303–332, pp. 317–318

[49] Mario Gonzalez, Elizabeth Cook-Lynn: The Politics of Hallowed Ground: Wounded Knee and the Struggle for Indian Sovereignty. University of Illinois Press, Urbana und Chicago 1999, ISBN 0-252-02354-4.

[50] “Race and Ethnicity in the United States: 2010 Census and 2020 Census”. census.gov. United States Census Bureau. August 12, 2021. Retrieved September 26, 2021. Según este censo en 1870 la población de Lousiana era de unos 730.000 habitantes, de los cuales, aproximadamente ⅓ era población de color negro.

[51] “Historical Census Statistics on Population Totals By Race, 1790 to 1990, and By Hispanic Origin, 1970 to 1990, For The United States, Regions, Divisions, and States” (PDF). Census.gov. Archived (PDF) from the original on 2019-03-12. Retrieved 2013-04-20.

[52] Guerra Civil Norteamericana (1861-1865). Ku-Kux-Klan. http://remilitari.com/guias/victimario6.htm

[53] «FILIPINAS: histórico de los datos demográficos de todo el país.». Archivado desde el original el 3 de marzo de 2016. Consultado el 20 de marzo de 2010.

[54] Gómez Rivera, Guillermo (2007). El Genocidio lingüistico filipino. Hispanismo.org/hispanoasia

[55] INFORME (2019): El Genocidio y la destrucción de la cultura hispánica en Filipinas por los EEUU

[56] “Syria Population – Our World in Data”. www.ourworldindata.org. También: Demografía, información del FAO en la ONU.

[57] Confesión: Unidad encubierta de EE.UU mató a civiles en Siria. HispanTV, 12 diciembre de 2021.

[58] Informe: EE.UU mata hasta 13.000 civiles en Irak y Siria. HispanTV, 19 de Noviembre de 2020.

[59] D. Philips, E. Schmitt, M. Mazzetti. Civilians deaths mounted as secret unit pounded ISIS. New York Times, 12 de diciembre de 2021.

[60] Francesc Peirón. Una unidad secreta de EE.UU mató decenas de civiles en Siria. La Vanguardia, 12 de diciembre de 2021.

[61] “Syria death toll: UN envoy estimates 400,000 killed”. Al Jazeera. 23 April 2016

[62] Obermeyer, Ziad; Murray, Christopher J. L.; Gakidou, Emmanuela (2008). «Fifty years of violent war deaths from Vietnam to Bosnia: analysis of data from the world health survey programme». BMJ 336 (7659): 1482-86. PMC 2440905. PMID 18566045. doi:10.1136/bmj.a137.

[63] Guerra de Corea. https://web.archive.org/web/20120118211213/http://remilitari.com/guias/victimario1.htm

[64] 30 de Agosto de 2011, ABC, La guerra de Libia se ha cobrado la vida de 50.000 personas. https://www.abc.es/internacional/abci-guerra-libia-muertos-201108300000_noticia.html

[65] Shenfield, Stephen. “The Circassians: A Forgotten Genocide?”, in The Massacre in History, p. 154.

[66] Antero Leitzinger (14 de diciembre de 2004). «The Circassian Genocide». Global Politician. Archivado desde el original el 9 de noviembre de 2013

[67] Massacre, Volhynia. «The Effects of the Volhynian Massacres». Volhynia Massacre (en inglés). https://volhyniamassacre.eu/zw2/history/179,The-Effects-of-the-Volhynian-Massacres.html

[68] Snyder, Timothy (1999). “”To Resolve the Ukrainian Problem Once and for All”: The Ethnic Cleansing of Ukrainians in Poland, 1943–1947″. Journal of Cold War Studies. 1 (2): 86–120.

[69] Гжегож Мотыка. Od rzezi wołyńskiej do akcji Wisła. — Краков: Wydawnictwo Literackie, 2011. — 447 с.

[70] http://remilitari.com/guias/victimario3.htm, Brasil “Genocidio de la Amazonia”.

[71] Hanna, Willard A. (1991). Indonesian Banda: Colonialism and its Aftermath in the Nutmeg Islands. Bandanaira: Yayasan Warisan dan Budaya Banda Naira.

[72] Wikipedia. Masacre de Batavia.

[73] Setiono, Benny G. (2008). Tionghoa dalam Pusaran Politik [Comunidad china de Indonesia en agitación política] (en indonesio). Yakarta: TransMedia Pustaka. ISBN 9789799688743.

[74] Phoa, Liong Gie (1992), “The Changing Economic Position of the Chinese in Netherlands India”, in Fernando, M. R. & Bulbeck, David (eds.), Chinese Economic Activity in Netherlands India: Selected Translations from the Dutch, Singapore: Institute of Southeast Asian Studies, pp. 5–18, ISBN 978-981-3016-21-7.

[75] van Hoëvell, Wolter Robert (1840). «Batavia in 1740». Tijdschrift voor Neerlands Indie (en neerlandés) (Batavia) 3 (1): 447-557

[76] Guerras Coloniales de Holanda ( 1825 a 1914 ). Rebelión de Java (1825-1839). https://web.archive.org/web/20120126030209/http://remilitari.com/guias/victimario6.htm

[77] En 1900 la población total de Indonesia era de entorno a 40 millones. Considerando que la población de la región de Aceh ( entorno al 1,9% del total en la actualidad) mantenía el mismo porcentaje que en la actualidad, la población del sultanato podría ser, aproximadamente de 750.000.

[78] Linawati Sidarto, ‘Images of a grisly past’, The Jakarta Post: Weekender, July 2011

[79] Vickers (2005), p. 13 en “A History of Modern Indonesia”. New York: Cambridge University Press. ISBN 0-521-54262-6.

[80] Beatriz Diez. Por qué la sombra de Srebrenica persigue a Holanda 20 años después. BBC Mundo, 11 Julio de 2015. https://www.bbc.com/mundo/noticias/2015/07/150709_aniversario_masacre_srebrenica_holanda_bd

[81] Estudios del Forense Etxeberria. https://actualidad.rt.com/actualidad/180825-anexion-sahara-crimenes-guerra-genocidio

[82] https://www.abc.es/historia/abci-napalm-y-fosforo-blanco-para-acabar-saharauis-cometio-marruecos-genocidio-202204110018_noticia.html

[83] Santiago F. Reviejo. El bombardeo con napalm sobre los saharauis que huían de la ocupación marroquí que no ha sido investigado. (25/07/2021). Sahara Press Service. https://spsrasd.info/news/es/articles/2021/07/25/34517.html

[84] Sato Díaz (3 Mayo de 2015) Un bombardeo con napalm y fósforo se añadirá a la querella contra Marruecos en la Audiencia Nacional. https://www.cuartopoder.es/espana/2015/05/03/un-bombardeo-con-napalm-y-fosforo-se-anadira-a-la-querella-contra-marruecos-en-la-audiencia-nacional/

[85] El genocidio en el Sáhara Occidental del que nadie quiere hablar. ECSaharaui, 26 Diciembre de 2019. https://www.ecsaharaui.com/2019/10/el-genocidio-en-el-sahara-occidental.html

[86] Ruz procesa a once militares marroquíes por genocidio en el antiguo Sáhara español. Noticias Jurídicas. 10 de Abril de 2015.

https://noticias.juridicas.com/actualidad/noticias/9428-ruz-procesa-a-once-militares-marroquies-por-genocidio-en-el-antiguo-sahara-espanol/

[87] Sobre la masacre de Nankín puede verse las páginas 301 a 304 del libro de Francisco Erice, Guerras de la memoria y fantasmas del pasado. Usos y abusos de la memoria colectiva, Eikasia, Oviedo, 2009, ISBN 978-84-95369-50-5 y también sobre las matanzas de Nankín el capítulo Re-envisioning Asia, Past and Present de Sheila Miyoshi Jager y Rana Mitter en el libro Rutured histories;war memory adn de post-Cold War in Asia

[88] Inperialismo de Japón. III Guerra Sino-Japonesa (1937-1945). https://web.archive.org/web/20120118211213/http://remilitari.com/guias/victimario1.htm

[89] Datos de población de Egipto en 1807 según “Our World in Data”. https://ourworldindata.org/grapher/population?time=0..latest&country=~EGY

[90] Rebeliones del Imperio Otomano ( 1805 a 1876 ). Rebelión de Egipto (1805-1811) . https://web.archive.org/web/20120126030209/http://remilitari.com/guias/victimario6.htm

[91] George F. Nafziger, Historical Dictionary of the Napoleonic Era, Scarecrow Press, 2001, 153–54 p. (ISBN 9780810866171).

https://books.google.es/books?id=Dcr7Zt2FEPoC&pg=PA154&redir_esc=y#v=onepage&q&f=false

[92] Rebeliones del Imperio Otomano ( 1805 a 1876 ). Rebelión de los Jenízaros (1826). https://web.archive.org/web/20120126030209/http://remilitari.com/guias/victimario6.htm

[93] Población de Armenia para 1915 según “Our World in Data”. https://ourworldindata.org/grapher/population?time=0..latest&country=~ARM

[94] Hambaryan, Azat S. (1981). “Հայաստանի սոցիալ-տնտեսական և քաղաքական դրությունը 1870–1900 թթ.” (en armenio)[Situación político-social en Armenia, 1870–1900] in Հայ Ժողովրդի Պատմություն [Historia del pueblo armenio], ed. Tsatur Aghayan et al. Yerevan: Armenian Academy of Sciences, vol. 6, p. 22.

[95] Akçam, Taner (2012). The Young Turks’ Crime against Humanity: The Armenian Genocide and Ethnic Cleansing in the Ottoman Empire. Princeton University Press

[96] Herrero, José Luis (junio-julio 2005). «¿El final de la gran guerra africana?». FP, Foreign Policy edición española nº 9,. Madrid: FRIDE. Archivado desde el original el 16 de enero de 2010. Consultado el 12 de abril de 2010

[97] Edmunds, R. Davids and Peyser, Joseph L. The Fox Wars: Mesquakie Challenge to New France, University of Oklahoma Press, 1993, pp. 151–156, ISBN 978-0-80612-551-0

[98] Siege of the Fox (Mesquakie). McLean County Museum. https://www.mchistory.org/research/fox-fort-site.php

[99] Datos de población española según “Our World in data” para 1810. https://ourworldindata.org/grapher/population?time=0..latest&country=~ESP

[100] Guerras de la Revolución Francesa ( 1789 a 1815 ). Guerra de España

.https://web.archive.org/web/20120407063822/http://remilitari.com/guias/victimario5.htm

[101] Kiernan, Ben (2007). Blood and Soil: A World History of Genocide and Extermination from Sparta to Darfur. Yale University Press. pp. 364–ff. ISBN 978-0-300-10098-3. «In Algeria, colonization and genocidal massacres proceeded in tandem. From 1830 to 1847, its European settler population quadrupled to 104,000. Of the native Algerian population of approximately 3 million in 1830, about 500,000 to 1 million perished in the first three decades of French conquest.

[102] Población de Argelia en 1956, según “Our World in Data”. https://ourworldindata.org/grapher/population?time=0..latest&country=~DZA

[103] «De Re Militari: muertos en guerras, dictaduras y genocidios.». Archivado desde el original el 26 de enero de 2012. Consultado el 1 de abril de 2011.

[104] Istat «I censimenti nell’Italia unita I censimenti nell’Italia unita Le fonti di stato della popolazione tra il XIX e il XXI secolo ISTITUTO NAZIONALE DI STATISTICA SOCIETÀ ITALIANA DI DEMOGRAFIA STORICA Le fonti di stato della popolazione tra il XIX e il XXI secolo» (en italià). Annali di Statistica, 2, Desembre 2010, pàg. 269 [Consulta: 24 desembre 2013]. Arxivat 2014-08-03 a.

[105] Mann, Michael (2006). The dark side of democracy: explaining ethnic cleansing (2nd ed.). p. 309.

[106] Estimada a partir de datos de censos posteriores y datos de crecimientos de la Evolución demográfica de Etiopía 1960-2010 a partir de datos de Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO), ONU, año 2012.

[107] Shinn, David H.; Ofcansky, Thomas P. (2013). Historical Dictionary of Ethiopia. Lanham: Scarecrow Press. p. 234.

[108] Colonialismo y Fascismo en Italia. http://remilitari.com/guias/victimario3.htm

[109] Gullo, Marcelo. Madre Patria, pag. 146.

[110] Prescot, William. Historia de la Conquista, pag. 31 /Cityado en Marcelo Gullo, Madre Patria, pag. 146).

[111] Gullo, Marcelo. Madre Patria, pag. 147.

[112] Pablo Vitoria, El Terror Bolivariano. 2022.

[113] Gustavo Cairo (14 de Octubre 2021). La desmitificación de la presumida “originalidad” mapuche en tierras de la Patagonia. www.memo.com.ar.

[114] «Instituto Nacional de Asuntos Indígenas (INAI). Información estadística»

[115] Estimaciones de población de la provincia de Chubut 2001-2010 pag. 15- INDEC

[116] La población Tehuelche se ha mantenido constante entorno a 5000 mienbros durante gran parte del siglo XX. Siendo optimistas cabría pensar que hubiera podido llegar a 10.000 entorno a medidiados del XIX.

[11] Gullo, Marcelo. Madre Patria, pag. 137.

[118] Fernández, Tomás y Tamaro, Elena. «Biografia de Atahualpa». En Biografías y Vidas. La enciclopedia biográfica en línea [Internet]. Barcelona, España, 2004. Disponible en https://www.biografiasyvidas.com/biografia/a/atahualpa.htm.

[119] Udo Oberenm (1974), Los cañaris y la conquista española de la sierra ecuatoriana otro

capítulo de las relaciones interétnicas en el siglo XVI. Journal de la Société des américanistes , 1974 – 1976, Vol. 63 (1974 – 1976), pp. 263-274.

https://www.jstor.org/stable/24605489

[120] Verlinden (1973)

[121] Rosenblat (1959)

[122] Las Casas. Pierre Chaunu. Séville et l’Atlantique (1504-1650). París, SEVPEN, 12 volúmenes, 1955-1960, volumen 8, pág. 504.

[123] Nicolás Federmann. Historia Indiana. 1557, pág. 29

[124] Dario Brooks. Caída de Tenochtitlan: cómo se explica la gran alianza de pueblos mexicanos que ayudó al pequeño ejército español a conquistar México hace 500 años. BBC Mundo. 13 de Agosto de 2021. https://www.bbc.com/mundo/noticias-58166458

[125] Antonio Espino López. Así cayó Tenochtitlan: 500 años de la conquista de Hernán Cortés. La Razón, 11/08/2021.

https://www.larazon.es/cultura/20210812/tsnwy7j5ibdpfao3cezvm7hxyi.html

[126] Alonso de Santa Cruz. La Conquista de México y la Tenochtitlan novohispana. En Islario, 1550.

[127] José María González. Hernán cortés, el conquistador del imperio azteca. Historia (Natio. Geograph.), 21 de Nov de 2012. https://historia.nationalgeographic.com.es/a/hernan-cortes-conquistador-imperio-azteca_6818

[128] Hernández de Biezma, Luis. Relación del suceso de la jornada a la isla de la Florida (1544)

[129] Clayton Lawrence A. La batalla de Mabila y Hernando de Soto en la historia de América. REVISTA HISPANO AMERICANA. Publicación digital de la Real Academia Hispano Americana de Ciencias, Artes y Letras. 2018. Nº8 DISCURSO. La Batalla De Mabila Y Hernando De Soto En La Historia De América – DocsLib

[130] Los valores que menciona Clayton, de entre 1500 o 2000 no están argumentados, ni el autor cita ningún testimonio o evidencia arqueológica.

[131] Blakely Robert L, Mathews David S. Bioarchaeological Evidence for a Spanish-Native American Conflict in the Sixteenth-Century Southeast. American Antiquity Vol. 55, No. 4 (Oct., 1990), pp. 718-744. Bioarchaeological Evidence for a Spanish-Native American Conflict in the Sixteenth-Century Southeast on JSTOR

[132] Los estudios arqueológicos de la referencia anterior (Blakely y col.) indican que la mortalidad debida a la incursión de de Soto supuso una mortalidad del 3,6% (pe= 0,036). Es decir, considerando que, según datos estadísticos, la población de las tribus Chotaw rondaba los 12.500 en aquellos años, la matanza hubiera sido de unos 450 hombres.

[133] Eduardo Berdejo. Un día como hoy la bomba atómica mató a dos tercios de los católicos en Nagazaki. Aci Prensa,

9 de Agosto de 2022.

https://www.aciprensa.com/noticias/nagasaki-70-anos-de-la-bomba-atomica-que-mato-a-los-dos-tercios-de#catolicos-japoneses-31740

[134] Pedro Cieza de León. Crónica del Perú (ca. 1535). de. Espaca-Calpe, Colección Austral, 3re Ed. 1962, pag. 156, Capítulo XLIX, “De cómo se daban poco estos indios de haber mujeres vírgenes, y cómo usaban el nefando pecado de la sodomía”.

[135] Pedro Cieza de León. Crónica del Perú (ca. 1535). de. Espaca-Calpe, Colección Austral, 3re Ed. 1962, pag. 184, Capítulo LXI, “De cómo sestos yungas fueron muy servidos, y eran dados a sus religiones, y cómo había ciertos linajes y naciones dellos”.

[136] Simón Romero. La historia de los mexicanos que fueron linchados en el Oeste estadounidense. The New York

Times, 5 de Marzo de 2019.

https://www.nytimes.com/es/2019/03/05/espanol/linchamiento-mexicanos-frontera.htm

[137] History and Hardware of Warfare. Gatling gun in (non) use. Nov, 6, 2016. https://weaponsandwarfare.com/2016/11/06/gatling-gun-in-non-use/

[138] Felipe Fernández-Armesto. Nuestra América p. 243 Galaxia Gutemberg (2014).

[139] Curtin, citado en’America, España y Guipúzcoa’ de Alberto Apodaca, pag. 68.

[130] Leeson, P. T., Russ, J. W. (2017). “Witch trials”. The Economic Journal, 128 (August), 2066–2105.

Doi: 10.1111/ecoj.12498

[141] Francisco García del Junco (2016). Eso no estaba en mi libro de Historia de España. 3ra Ed. Editorial Almuzara, “La Inquisición Española” p. 169.

[142] Mikel Zubimendi. Pueblo sami: indígenas del Lejano Norte de Europa. NAIZ, 02 de Febrero de 2021.

https://www.naiz.eus/es/gaiak/especial/20210202/indigenas-del-lejano-norte-de-europa

[143] Soledad Bengochea. La extrema derecha y los samis noruegos: De Hitler al Partido del Progreso. Rebelión. 7 de Diciembre de 2016.

[144] C. Serna. El drama de las 91 ‘brujas’ de Vardø: quemadas por provocar la tormenta que dejó sin hombres su isla. El Español, 17 de Septiembre de 2020.

https://www.elespanol.com/mujer/mujeres-historia/20200917/brujas-vard-quemadas-provocar-tormenta-sin-hombres/520948996_0.html

[145] Marcos Pereda. La historia de las mujeres samis y el destierro de su pueblo en Noruega y Suecia. Público, 26 de Noviembre de 2021.

https://www.publico.es/internacional/historia-mujeres-samis-destierro-pueblo-noruega-suecia.html

[146] Leeson, P. T., Russ, J. W. (2017). “Witch trials”. The Economic Journal, 128 (August), 2066–2105.

Doi: 10.1111/ecoj.12498

[147] Leeson y col. estimaban un único muerto por brujería en España. Sin embargo, en este análisis hemos subido la cifra a 15, teniendo en cuenta el juicio de Logroño.

[148] Los datos del caso de Salem (EE.UU) han sido tomado del libro de García del Junco (citado arriba), en las pags. 191-192.

[149] Morison, Samuel Eliot (1972). The Oxford History of the American People. New York City: Mentor. p. 71. ISBN 0-451-62600-1.

[150] «History of Smallpox – Smallpox Through the Ages.» Texas Department of State Health Services

[151] Roxanne Dunbar-Ortiz, “La Historia Indígena de Estados Unidos”. Ed. Capitan Swing (2015)

[152] Felipe Fernández-Armesto. Op.Cit. p. 245.

[153] Marcelo Rodríguez Ceberio y Sonia E. Rodríguez. Las neuronas espejo: una génesis biológica de la

complementariedad relacional. Papeles del Psicólogo, vol. 40(3) 226-232 (2019).

https://www.papelesdelpsicologo.es/pdf/2900.pdf

[154] Leoncio González Hevia. Desde Lutero hasta Hitler. La Razón Comunista, Junio 2020.

https://www.larazoncomunista.com/post/4-7-desde-lutero-hasta-hitler

[155] Antonio Carlos Ribeiro. De la germanidad a la catolicidad: la actitud de Lutero frente a la teología nacionalista. Estudos de Religião, v. 24, n. 39, 45-60, jul./dez. (2010). https://dialnet.unirioja.es/descarga/articulo/6342699.pdf

[156] Julius van Daal. Reforma o revolución: Müntzer contra Lutero. El Salto, 31 dic, 2017.

https://www.elsaltodiario.com/la-utopia-en-actos/reforma-o-revolucion-muntzer-contra-lute

Historias relacionadas