¡CERREMOS EL PASO AL FUJIMORISMO, LA CORRUPCIÓN, LA EXPLOTACIÓN Y EL SAQUEO DE NUESTRAS RIQUEZAS!

Los resultados de la primera vuelta del 11 de abril han mostrado el hartazgo de una enorme mayoría de la población que no asistió a votar, votó en blanco o viciado, o que tomó la candidatura de Pedro Castillo para expresar su rechazo a un sistema que empobrece, que margina y que mata a través de múltiples medios:

  • El abandono y marginación social agravados en las últimas décadas;
  • regímenes sobreexplotación en fábricas, minas y explotaciones agrícolas;
  • empresarios con carta libre para despedir y aplicar suspensión perfecta de labores;
  • congelamiento de remuneraciones y tercerización en el sector público;
  • abandono de los trabajadores cesados por cierres de actividades por pandemia,
  • imposición abusiva de proyectos extractivos;
  • corrupción desde el más alto nivel roba sistemáticamente los recursos nacionales.
  • Y, como remate de todo eso, una política de gobierno frente a la pandemia que viene causando un verdadero genocidio con más de 150 mil muertos y que sigue en ascenso.

Mientras los candidatos pedían el voto la gente abarrotaba las plantas de oxígeno, y sus parientes agonizaban en sus casas o en hospitales colapsados, clamando por una cama UCI.

Los resultados de la primera son una derrota para la patronal y el imperialismo a través de la pobre votación de los candidatos que más defienden el plan económico.

El voto castigo fue para los responsables de la política genocida frente a la pandemia, Vizcarra y Sagasti, lo que se refleja en la ínfima votación del Partido Morado y Somos Perú. El Frente Amplio pagó el costo político de haber ayudado a formar el gobierno Sagasti y sostenerlo desde el Congreso.

El frente de partidos agrupados en Juntos por el Perú y su candidata Verónika Mendoza, fueron víctimas de su política de adaptación y su renuncia a la impulsar la lucha de la clase trabajadora y el pueblo los distanció del profundo sentimiento popular de indignación.

La derecha buscó capitalizar el desastre del gobierno, pero ni su demagogia y ni su campaña de “terruqueo” le alcanzó para mucho. La candidata del fujimorismo, la que cuenta con más rechazo, pasó a la segunda vuelta con menos del 8% del electorado.

Lo que está en juego en la segunda vuelta

La posibilidad de que Keyko Fujimori sea gobierno ha encendido las alertas en el movimiento obrero y popular y organizaciones democráticas, no solo porque ella es la heredera política de la dictadura corrupta, criminal y genocida de la década de los noventa, que amenaza reproducir el autoritarismo para profundizar el plan, sino que además para la Fiscalía ella lidera una organización criminal de lavado de activos, receptora de millonarios aportes clandestinos de grandes corporaciones y cómplice en la corrupción del caso Odebrecht.

Por otro lado, Pedro Castillo, que logró captar un amplio voto rechazo en la primera vuelta, ahora canalizará el voto repudio al fujimorismo que incluye a importantes sectores de masas en Lima, y en esa medida tiene la posibilidad de ganar la segunda vuelta y hacer gobierno.

De concretarse sería una derrota de la burguesía y el imperialismo y su plan neoliberal, que junto con los partidos patronales han cerrado filas con la candidata fujimorista, como el PPC y el ultraderechista López Aliaga, y hasta la burguesía liberal que lidera Mario Vargas Llosa han anunciado que harán lo que juraron que nunca harían: votar y apoyar la candidatura de Keyko Fujimori y blindar el sistema de saqueo, explotación, abuso, miseria y corrupción que impera en el país. Sería también la derrota del “terruqueo” y la criminalización de las luchas sociales.

Sin embargo, no es solo eso lo que está en juego para las masas trabajadoras. El genocidio que genera la política del gobierno sigue siendo el principal flagelo que exige una respuesta urgente.

Y no hay forma de acabar con esta pandemia que con medidas de contención que impida que los trabajadores sigan contagiándose y muriendo en las minas, fábricas y explotaciones agrícolas, pero sin condenar al hambre a la población; con un monitoreo activo de enfermos y con una expansión de la capacidad hospitalaria por lo menos al doble de la actual. Si siguen las condiciones actuales habrá 50 mil muertos más hasta la segunda vuelta y 100 mil hasta el cambio de gobierno.

Por eso no basta una definición electoral para la segunda vuelta. Para el pueblo trabajador es indispensable organizarse para imponer con su lucha aquello que no vendrá con las elecciones: salidas urgentes a las demandas en salud, trabajo, salarios, alimentación, educación.

El PARTIDO SOCIALISTA DE LOS TRABAJADORES no comparte el programa de gobierno del partido Perú Libre ni del candidato Pedro Castillo ni el método para conseguir las propuestas aisladas que podrían tener un carácter progresivo como el derecho democrático del pueblo a un nuevo orden constitucional opuesto al neoliberalismo, pues al margen de la lucha del pueblo organizado no son más que promesas demagógicas.

Tampoco podemos callar nuestro rechazo a sus propuestas frente a la pandemia de acabar con toda cuarentena y oponerse al impuesto a la riqueza porque eso, so pretexto de reactivar la economía tal como lo dice el gobierno y el fujimorismo, llevaría a generalizar los contagios, la emergencia sanitaria y las muertes.

El PST acompañará en la experiencia del voto del movimiento obrero y popular para impedir el retorno del fujimorismo, pero sin depositar ninguna ilusión en nada que no sea la movilización independiente de las organizaciones obreras y populares, única garantía que tenemos de imponer nuestras más urgentes demandas:

  1. Impuestos inmediatos a las grandes empresas (industrias, minas, bancos) y fortunas para financiar las medidas urgentes para hacer frente a la pandemia.
  2. Expropiación de las clínicas y grandes hoteles para implementar camas UCI al servicio de la emergencia. Contratación de personal intensivista suficiente.
  3. Prohibición de despidos y ceses colectivos. Reposición de todos los despedidos y despedidas. Basta de suspensión perfecta, reintegro de los salarios que no se abonaron durante el periodo de suspensión.
  4. Solución inmediata a los pliegos de reclamos presentados por los sindicatos.
  5. Plan de emergencia de obras de saneamiento (luz, agua, desagüe e internet) en los barrios y distritos populares.
  6. Medidas de aislamiento social y cuarentena general con salario universal para todos los trabajadores parados igual a la canasta básica de consumo mientras dure la emergencia.
  7. Entrega gratuita de víveres y financiamiento estatal al 100% de los requerimientos de los comedores populares y ollas comunes de los barrios.

Será en el camino de la lucha por estas reivindicaciones que lograremos cerrarle el paso al fujimorismo, al empresariado, a la corrupción y al saqueo imperialista de nuestras riquezas.

CONTRA FUJIMORI, SAGASTI, EL GENOCIDIO Y LOS DESPIDOS NO BASTA VOTAR… ¡HAY QUE LUCHAR!