Artículos

Las medidas antilaborales siguen en la agenda del gobierno

Para el gobierno, la “reforma laboral” sigue siendo una prioridad, supuestamente como medida para enfrentar el estancamiento de la economía; en otras palabras, para descargar el costo de la crisis sobre los hombros de los trabajadores. El ministro de Trabajo le llama a esto un “mecanismo para generar formalidad y dinamizar el mercado”. “El foco de la política laboral del gobierno está en flexibilizar los regímenes de contratación y despidos”, sostuvo el ministro en un simposio organizado por la Confiep.
Una nueva forma de abaratamiento de los costos laborales que promueve el gobierno, son las contrataciones a plazos. “Tenemos la idea de hacer contratos temporales sin causa, pero es un tema difícil de discutir con los gremios. La causa no tiene que estar tipificada en la ley para que empleador y trabajador se pongan de acuerdo”, agrega el ministro Grados.
En esta y otras medidas, para el gobierno el principal reto está en conseguir el consenso (léase, encontrar dirigentes conciliadores que se allanen al propósito del gobierno y la patronal). Hasta ahora el gobierno no logra que se apruebe el proyecto de reforma del empleo juvenil, que lleva más de cuatro meses paralizado en la Comisión de Trabajo del Congreso, y eso se debe en gran parte a las luchas de cada vez más importantes sectores sindicales. Por ello, Grados mencionó que están en proceso de recomponer el Consejo Nacional del Trabajo (CNT) en conjunto con la OIT, para tener un mejor mecanismo de negociación con los sindicatos.
Está muy claro cuál es el objetivo de esa recomposición del CNT. ¿Buscará la dirección de la CGTP regresar a esa mesa, como lo ha venido haciendo sistemáticamente? Es lo más probable. Pero ya sabemos en dónde les corresponde estar a los trabajadores que es muy lejos de esa mesa, organizando la resistencia a las medidas del gobierno.

A %d blogueros les gusta esto: