Artículos

La hora de la unidad para luchar

Es importante comprender el carácter de la amenaza que pende sobre los trabajadores en el momento actual. Los decretos antilaborales forman parte de una ofensiva por la que pugnan con desesperación los sectores patronales y sus partidos más reaccionarios, ante el constante retroceso de los negocios que se refleja en las cifras del producto nacional. Su voluntad de asociarse para descargar nuevos ataques contra los trabajadores y viabilizar los proyectos de inversión que cuentan con rechazo popular, se evidencia en la intención de indultar al siniestro ex dictador Fujimori, lo contrario de lo que PPK firmó con las dos manos como parte de sus promesas de campaña electoral.

Los partidos prestos a asociarse, en particular el fujimorismo y el aprismo, que juegan al rol de “oposición”, son los mismos involucrados en décadas de mega corrupción y otros crímenes, y en la aplicación del mismo plan neoliberal. Es en manos de este tipo de políticos que hoy está la conducción del país.

La verdadera oposición al gobierno PPK, se desarrolla en las calles por el descontento y la indignación a la desastrosa política del gobierno. La verdadera alternativa política no será producto de negociaciones ni del contubernio, ni de nuevos caudillos populistas de derecha o de “izquierda”, sino de la lucha unitaria obrera y popular contra el gobierno y el plan económico, y por la imposición de una solución alternativa a la crisis, desde la perspectiva de los intereses populares y nacionales.

La coyuntura se presenta muy favorable a esa perspectiva. Como era de esperarse, los decretos anti-laborales se están convirtiendo ya en una bandera de lucha común de diferentes gremios sindicales. Es la consigna que presidió la plataforma del paro textil del 23 de mayo (“la reforma laboral es reforma patronal”). También es la consigna que preside la plataforma de la Federación Minera hacia la huelga nacional indefinida a iniciarse el 19 de julio (contra la “reforma laboral retrógrada”), y la jornada nacional de lucha aprobada por la CGTP para el mismo día. Los maestros del Sutep pararán el 13 de julio en demanda de salarios y contra las evaluaciones amañadas.

Estas convocatorias pueden quedar como un saludo a la bandera si no se ponen al servicio de un plan de lucha hasta la derrota del gobierno y su plan, y la imposición de un plan alternativo de los trabajadores y el pueblo. Para ello es preciso avanzar en la organización desde las bases para garantizar una lucha unitaria nacional en la perspectiva de un paro nacional y la huelga nacional indefinida.

 

A %d blogueros les gusta esto: