Artículos

Por un proyecto político de los trabajadores

Por Manuel A. Fernandes, Red Obrera.

La corrupción sigue siendo el tema central de nuestra agenda política nacional, y es que ni siquiera la izquierda que gobernó en el periodo pasado se libra de esta lacra que saqueó las arcas del Estado. Mientas se sigue destapando más casos de corrupción, el pueblo lucha contra la epidemia del dengue, sobre todo en del norte del país, en una emergencia que el gobierno no atiende como es debido.
En donde el gobierno sí muestra efectividad es en promover medidas que favorecen a los empresarios, como las reformas laborales que impulsa.
Con estas reformas se pretende que cualquier empresa pueda demostrar “pérdidas” y sustentar un pedido de “cese colectivo”. También que en la negociación colectiva la salida del Arbitraje Potestativo se limitaría solo a los actos de “mala fe”. En la misma línea, el Ejecutivo presentó un nuevo proyecto de “Ley Pulpín” al Congreso para exonerar de costos a los empresarios y fomentar el reemplazo de trabajadores antiguos por jóvenes baratos. Y, como cereza del pastel, también se intenta darle carácter indefinido a los regímenes laborales de exportación, pymes y agrario, utilizados por las empresas para despedir trabajadores con muchos años de servicios.
Todo esto configura una arremetida contra los derechos de la clase obrera.

¿Quién lo hace?
Lo hace el gobierno y el Estado de carácter capitalistas. Bajo este gobierno y Estado sería absurdo esperar que se encarcele empresarios corruptos o que se atienda con prontitud a los pobladores afectados por los desastres naturales. Pero sí es normal ver que el gobierno se llene de ministros salidos de las gerencias de las mayores empresas del país, porque se trata de administrar, desde el Estado y gobierno, los negocios empresariales.
El Estado y el gobierno no son pues “autónomos”. Pertenecen a los patrones.

Un proyecto de los trabajadores
Ante esta realidad, nuestra aspiración de justicia e igualdad de derechos, sólo puede ser alcanzada con una alternativa que levantemos los trabajadores. Esta alternativa es el socialismo.
Los defensores del orden capitalista nos dicen que un sistema socialista sin explotados ni explotadores es un sueño. La izquierda conciliadora dice lo mismo cuando acusando la “conciencia atrasada” de los trabajadores se enfoca en la salida electoral con la promesa de reformar el Estado para hacerlo más democrático y humano. Ambos mienten. Mienten para engañarnos y mantenernos a ciegas.
Sueño es pensar que los capitalistas se volverán justos algún día y que dejarán tranquilamente que se reparta las riquezas que poseen. El socialismo, en cambio, sí demostró ser posible con el triunfo de los trabajadores en Rusia en 1917 y la solución que dio a las necesidades fundamentales de la mayoría del pueblo en ese entonces.
La salida es el socialismo. Pero para llegar al socialismo hay que conquistar un gobierno de los trabajadores. Un gobierno democrático basado en los organismos de las mayorías oprimidas y explotadas capaz de enfrentar sin vacilaciones el poder empresarial, acabar con sus privilegios y encarcelar a los corruptos.

Y sus tareas
Por supuesto es una salida difícil de alcanzar. Pero no imposible. Es una tarea de magnitud histórica porque requiere la acción consciente de todos los trabajadores y el acompañamiento del pueblo pobre. El punto de partida es que tengamos claro el proyecto por el que sea justo y legítimos luchar y dedicar nuestras energías.
La lucha por un gobierno de los trabajadores es lo que propongo para la reflexión y debate con los compañeros y compañeras más conscientes.
A partir de esta definición vamos a determinar las vías para alcanzarlo. Esas vías son dos: la movilización y lucha de los trabajadores, y la construcción de un instrumento político propio, el partido. Ambos relacionados: porque no hay desarrollo del movimiento y la lucha sin partido, como no hay partido sin ellos. Así, hasta que el movimiento de las masas trabajadoras con una dirección política alcance el poder. El PST y todos sus militantes nos encontramos comprometidos con esta labor.

A %d blogueros les gusta esto: