Artículos

“La reforma laboral, es reforma patronal”

Exitoso y combativo Paro Nacional de la Federación de Trabajadores Textiles por la derogación del régimen laboral de exportaciones (D.L. 22342) y contra las reformas del gobierno.

Bajo el grito “¡La reforma laboral es reforma patronal!” clamado a todo pulmón, mil quinientos trabajadores de diversas bases, portando sus banderolas y carteles, se movilizaron el martes 23 de mayo en el marco del paro nacional convocado por el gremio textil y de confecciones en respuesta a los despidos y atropellos empresariales y a las reformas laborales que promueve el gobierno.
La marcha se desplazó desde la Plaza 2 de Mayo hasta la sede del Ministerio de Trabajo, y luego de un alto para compartir una Olla Común, los manifestantes se dirigieron a la sede del Congreso en la avenida Abancay, donde concluyó en horas de la tarde, en un ambiente de satisfacción reflejado en el rostro de cada uno de los presentes por la tarea cumplida.
La manifestación no estuvo desprovista de incidentes. A pocas cuadras de haberse iniciado, en la avenida Colón, la policía intentó dispersarla con bombas, varazos, sin lograr su cometido, pero sí consiguieron avivar más la ya cargada indignación de los obreros y obreras presentes que decididos rebasaron el cerco policial y avanzaron en dirección al Ministerio de Trabajo.
En este punto, una delegación de dirigentes en reunión con las autoridades hizo presente su reclamo por los despidos, hostilizaciones y abusos que afectan a sus bases. Luego en el Congreso fueron recibidos por miembros de la Comisión de Trabajo, donde obtuvieron el compromiso de aprobar el dictamen del proyecto de ley de derogatoria del DL 22342 o régimen laboral de exportaciones no tradicionales.

Disciplina y unidad obrera
Ya desde las primeras horas de la mañana, con información de lo que ocurría en las bases, el paro era considerado un “éxito” por el dirigente Gerardo Olórtegui. En Arequipa, dijo, el paro era 100% en las bases de Franky Ricky, Michell, Inka Tops e Inca Palca, cuyos trabajadores se manifestaron en la Plaza de Armas.

En tanto, en la 2 de Mayo el acatamiento se hacía sentr con la progresiva llegada de distntas bases. Desplegando sus carteles y banderolas y agitando sus primeras consignas, se empezaron a agrupar desde temprano los sindicatos de Romasa, Texfina, La Colonial, Moditsa, San Ramón, Textil Ideas, Industrial Hilandera, Hilandera Andina, Aris Industrial y Creditex.

La concentración se vio gratamente robustecida cuando una hora después hicieron su ingreso más de medio millar de obreros y obreras de Topy Top, Hialpesa y Start Print, que llegaron en varios buses desde San Juan de Lurigancho.

Era visible el desarrollo disciplinado y organizado de la medida, por ejemplo el sindicato Hialpesa se hizo presente contando uno a uno a todos sus afiliados.

A la hora de almuerzo, con el mismo orden y disciplina que mostraron durante el paro, los marchantes recibieron su ración de manera ordenada y satisfactoria, destacó uno de los dirigentes.

Las razones del paro
“Trabajamos 12 horas todos los días y los dirigentes no tenemos ni tempo para reclamar ante los abusos de la empresa”, nos dice Juan Carlos Pischuri, dirigente del sindicato Ideas Textiles. El trabajador pasa su vida entera en la fábrica y a su casa solo llega para dormir. Como el sueldo no alcanza, hasta se ven en la necesidad de trabajar dos turnos corridos sacrificando su salud y familia.

“Gracias al sindicato hemos conseguido algo, pero soportamos abusos permanentes, como el cambio de puestos de trabajo y hasta la reubicación de los dirigentes a otras plantas más distantes, y la falta de seguridad en el trabajo”, nos dice el compañero.
Esta misma realidad se repite en todas las empresas del sector.

La respuesta patronal a su crisis ha sido pasarles la factura a sus trabajadores endureciendo las condiciones laborales, las que ya eran muy malas. En las empresas donde no existen sindicatos la situación es aún peor: en Robrisa hay 60 trabajadores en “cese colectivo”, en Profitex, 30 y en Textil Pisco, 79; de tal manera que cada trabajador siente hoy que el fantasma del despido ronda por su cabeza.

Esta situación explica la forma decidida como salieron al paro y cómo se manifestaron. La gota que desató la indignación fue el reiterado anuncio del gobierno de aprobar un nuevo paquete de reformas que recortan aún más los derechos laborales, entre ellas una que pretende consagrar como ley el régimen de exportaciones establecido que viene siendo minado por la lucha de los trabajadores.

A %d blogueros les gusta esto: