Artículos

Organizar la solidaridad desde la Universidad

La JS llama a organizar brigadas de estudiantes para asistir al pueblo pobre sumido en la tragedia Un séptimo huaico ha caído sobre la ciudad de Trujillo y miles de personas luchan incansablemente por salvarse y preservar lo poco que tienen.

Los huaicos se iniciaron en diciembre y a la fecha Defensa Civil ha emitido un reporte donde informa que son 111,283 damnificados, 672,892 afectados y, lamentablemente, han fallecido 85 personas; además de 270 heridos y 20 desaparecidos. También se han registrado 195 puentes colapsados y más de 319 dañados.
Las escuelas y centros de salud también han sufrido severos daños. Un resumen dramático por la falta de previsión de sucesivos gobiernos corruptos.
La respuesta solidaria con los damnificados de los que menos tienen no se ha hecho esperar. Siempre los pobres colaboran dando lo poco que tienen y algunos hasta se han apuntan de voluntariados, mientras PPK pretende sacar el agua de las casas y matar al dengue con medidas ineficaces.
¿Qué hace la universidad?
Algunas universidades como San Marcos organizan recolección de víveres, lo que es una ayuda. Pero no es lo que la gente afectada espera de la universidad. Según sus ejes estratégicos la universidad debe investigar para crear conocimiento y atender las necesidades de la sociedad, y debe formar ciudadanos activos y responsables que contribuyan al desarrollo sostenible y el bienestar social.
Desde la Juventud Socialista tenemos la firme convicción de que la universidad está llamada a organizar en estos momentos brigadas de quienes seremos los futuros odontólogos, psicólogos, médicos, docentes, ingenieros, del país.
Para ello debemos desterrar la concepción mercantilista y adoptar el principio de solidaridad, exigiendo al gobierno las rentas necesarias para el financiamiento de este plan de solidaridad.
La necesidad es urgente, no hay argumento que rebata la importancia, oportunidad y viabilidad de este plan.
Sin embargo, dados los principios mercantilistas con que operan las instituciones del Estado, es posibleque tengamos que movilizarnos para exigir que un plan de esa envergadura se implemente en el más breve plazo.
Es necesaria la participación activa de la juventud universitaria para organizar la solidaridad, sin dejar de enfrentar los ataques que, entre agua y lodo, prepara el gobierno, mientras pretende que el huaico también borre de nuestra memoria los recientes escándalos de corrupción.

A %d blogueros les gusta esto: