Artículos

Ayuda inmediata y reconstrucción efectiva

Ante el Niño Costero que arrasa ciudades y poblaciones enteras, el gobierno PPK está en la obligación de llevar ayuda inmediata y de poner en marcha un Plan de Reconstrucción

El impacto del Niño Costero es desgarrador. Calles llena de lodo y agua empozada. Niños llorando por hambre y frío. Familias enteras aupadas en sus techos cuando no en cerros ante sus viviendas destruidas. Miles de hectáreas de tierras de cultivo anegadas, puentes caídos, vehículos siniestrados…
Ante este panorama devastador de la naturaleza hay una movilización enorme para ayudar a los damnificados, entregando víveres, agua, ropa, todo con mensajes de fuerza y esperanza. Muestras de solidaridad que emocionan y nos dan la esperanza de que después saldremos de esta adversidad.
Al mismo tiempo, nos afloran sentimientos de rabia y frustración al saber que el gobierno y las autoridades no hicieron lo necesario para hacer frente a este fenómeno que debido al cambio climático es una realidad imparable que eleva el calor y produce lluvias o sequías, e incluso nevadas anómalas.
Las autoridades y las de la Latinoamérica y el mundo vienen discutiendo aproximadamente hace 20 años sobre el cambio climático.
Pero acá lejos de priorizar las obras de mitigación priorizan los grandes negocios cuando no obras en función de la corrupción. Por ejemplo, Piura no cuenta con ningún sistema de alcantarillado o pistas que duren más de 6 meses, pero sí con tres centros comerciales en una ciudad tan pequeña.

La afectación
Los impactos sobre nuestra económica son hasta hoy considerables. Ya los efectos sobre los sectores primarios son a la baja: agropecuario (-0,3), pesca (-11%), minería e hidrocarburos (-0,6%), manufactura (-1,5%), construcción (-2%). Esta caída se dejará sentir más sobre los trabajadores y el pueblo pobre ya que cuando hay pérdidas las empresas despiden, reducen el sueldo o alzan las horas de trabajo.
En 1982-1983, las inundaciones y, sobre todo, las epidemias a causa de El Niño dejaron 9 mil muertos, y el PIB cayó 11,6%. En 1997-1998 se registraron 500 muertes y una contracción del PIB de 6,2%. Hoy la situación está en curso y por el momento su impacto es mayor sobre la infraestructura nacional.

Ica: 10 años sigue sin ser reconstruida
Ante este escenario el gobierno discute si nombrará un “Zar” para la reconstrucción. Lo cierto es que el Estado ha demostrado absoluta incapacidad no solo para evitar y enfrentar estos eventos, sino para realizar la misma reconstrucción.
Pasados 10 años del terremoto que la afectó Ica no se ha concluido con reconstruirla, y ésta estuvo atravesada por la corrupción.
El Fondo de Reconstrucción Integral de zonas afectadas por los Sismos del 15 de agosto de 2007 (FORSUR), tuvo muchas trabas burocráticas que detenían la reconstrucción.
Se denunciaron a 140 personas de corrupción como ex alcaldes y funcionarios del Ejecutivo por un monto de 42 millones de soles. Luego, desde el 2012, este Fondo estuvo adscrito al Ejecutivo, y 5 años después, la reconstrucción del sur sigue inconclusa.
Adicionalmente, se quiere implementar el sistema de obras por impuestos (OxI), un sistema donde no se realizan los estudios necesarios para realizar las obras porque se dice que son “burocráticos”, dando pie a todo tipo de improvisaciones.
Las preguntas claves a los que debe responder el gobierno, son: ¿De dónde sacará el dinero? ¿Cómo garantizará que no haya corrupción? ¿Cómo garantizará que la reconstrucción sea un hecho?

¿Qué hacer?
Urge la atención inmediata del gobierno a los damnificados para sacar el agua y barro de sus casas y evitar que se agrave con la aparición de enfermedades y plagas, y para brindar atención sanitarios y reconstruir los lugares afectados.
Todo esto en el marco de un plan que mitigue el impacto del cambio climático para que esta historia no se vuelva a repetir. Para ello, consideramos:

1. Plan de viviendas para la población damnificada, que incluya su reubicación en zonas que cuenten con los servicios básicos.
2. Entrega de maquinaria y equipos adecuados para la limpieza de las zonas afectadas.
3. Impuesto al patrimonio, es decir a los propietarios de tierras, fincas, yates y demás riquezas, para el financiamiento de este plan.
4. Fondo de Reserva intangible para la construcción de obras que mitiguen el cambio climático.
Finalmente, nada de esto funcionará si es que como clase trabajadora y pueblo pobre no nos organizamos para hacer exigir la solución de estos problemas. Para el sistema mandan los negocios y no las necesidades de la población.
De nosotros/tras depende que estas demandas se conviertan en acción.

A %d blogueros les gusta esto: